Estado de México

PRI y PAN nombran a Maurilio líder del Congreso del EDOMéX. Que conste: no es de gratis…

Entre los diputados del PRI, el PAN y el PRD tienen los votos necesarios para nombrar al presidente de la Legislatura del Estado de México. Los morenistas son minoría y ni con sus aliados cercanos podrían aspirar a ese cargo. Entonces: ¿Cómo le hizo Maurilio para tener ese puesto? ¿Por qué tanto amor y caricias entre Maurilio y el Grupo Atlacomulco? ¿Por qué el PRI, el PAN y el PRD votaron a su favor?

En efecto, en pasados días los diputados del PRI, del PAN y del PRD volvieron a votar de forma unánime para que el supuesto morenista, Maurilio Hernández, siguiera al frente de la Junta de coordinación Política de la Legislatura del Estado de México (JUCOPO). Esta noticia la tenemos que leer entre líneas y descubrir su intención real.

Los priistas y los panistas lucharon en las pasadas elecciones para ser mayoría en el Congreso del Estado de México. Lo más lógico es que si luchas por el poder lo ejerzas. La pregunta es ¿Quién lucha tan encarecidamente por obtener una mayoría en el Congreso y al momento de los nombramientos le entregas el poder a Maurilio que supuestamente es tú adversario?

Un segundo dato que suena raro. Se acerca la elección del Poder ejecutivo. Alfredo del Mazo pronto abandonará el poder. Existe una alianza entre el PRI, el PAN y el PRD para conservar el poder y evitar que Morena gane las próximas elecciones. En este sentido, sería lógico y hasta natural que la alianza pro Grupo Atlacomulco hiciera todo lo posible por evitar que Morena estuviese al frente de un cargo tan importante como el liderazgo del Congreso. Entonces ¿por qué no hacerlo? ¿Por qué, incluso, luchar para que el cargo le quede a un supuesto morenista?

A lo mejor desde hace rato venimos dando la respuesta: porque Maurilio es un “supuesto morenista”. Porque en los hechos toda su vida ha trabajado y se ha esforzado porque el Grupo Atlacomulco siga en el poder. Los ejemplos de lo anterior son múltiples, solamente doy dos de los últimos tiempos:

Maurilio, por órdenes de Higinio Martínez, mantuvo desarticulado e hizo disfuncional a Morena del Estado de México. Siendo presidente del Consejo estatal, dicho órgano no sesionó, la dirección estatal desapareció, los órganos distritales nunca se activaron, los órganos municipales desaparecieron. En su lugar se designaron poderes de facto que nada más controlaron las candidaturas. Y dichas candidaturas fueron dadas a priistas, panistas y perredistas, desplazando a los fundadores del partido.

Por otro lado, Maurilio estuvo al frente de la pasada legislatura y durante la misma Morena y sus aliados no nada más tuvieron la mayoría simple sino la mayoría constitucional. Es decir, contaron con los votos necesarios para reformar la constitución, hacer auditorias y frenar los malos manejos que el Grupo Atlacomulco hace en el Estado de México. Nada de eso sucedió. Maurilio y aliados hicieron mucho escándalos en los medios de comunicación, pero al momento de levantar la mano los votos fueron a favor de las leyes propuestas por el PRI. Maurilio de boca fue Morenista, pero al momento de votar siempre, pero siempre actúo como priista.

No sólo no investigó los fraudes que tan airada y cínicamente denunciaron los diputados de Morena, sino que votó a favor el manejo de cientos y cientos de miles de millones de pesos que de forma impune sigue manejando el Grupo Atlacomulco. No se investigó, por ejemplo, el desmantelamiento del sector salud y la desviación de miles de millones de los fondos de los trabajadores afiliados al ISSEMYM. Hoy esa institución está en crisis. Autorizó todos los miles de millones de pesos que el Grupo Atlacomulco solicitó prestados. Sobre su destino, hasta la fecha, nunca se hizo una investigación. Todo ese dinero deberá ser pagado por el pueblo del Estado de México.

Hoy, PRI, PAN y PRD le agradecen a Maurilio todos los favores recibidos y lo nombran coordinador de la JUCOPO. El regalo no es de gratis, pues desde ese cargo tendrá que hacer todos los esfuerzos por desarticular a Morena en las próximas elecciones de gobernador. No legisla bien, pero esos encargos los sabe cumplir al dedillo.

Escribe Edmundo Cancino