Nanobiosensores para detectar enfermedades y alérgenos

El ingeniero industrial Iñaki Cornago Santos ha desarrollado estructuras a escala nanométrica que pueden emplearse como biosensores de uso médico, alimentario o medioambiental para detectar enfermedades, alérgenos o contaminantes. También pueden utilizarse para reducir la reflexión de las placas solares con el fin de aumentar su eficiencia. Así lo recoge el estudio que ha publicado, junto a otros investigadores, en la revista Optics Letters, además de ser el tema de su tesis doctoral, defendida en la Universidad Pública de Navarra (UPNA).

Se aplica radiación láser sobre un material fotosensible para crear nanoestructuras

“A lo largo de los años, de la mano de la industria de los materiales semiconductores, se han realizado grandes progresos en las técnicas de micro y nanofabricación –explica Iñaki Cornago–. El objetivo de estos avances es poder fabricar componentes cada vez más pequeños y más juntos entre sí, siguiendo una tendencia conocida como miniaturización”.

Dentro de las técnicas utilizadas en estos procesos de micro y nanofabricación, Cornago recurrió a la denominada litografía por interferencia láser, que consiste en aplicar una radiación láser sobre un material fotosensible para crear estructuras a escala nanométrica. En su caso, utilizó vidrio, oro y silicio, entre otros, a los que dio formas como líneas, agujeros, pilares o conos.

Las aplicaciones de estas nanoestructuras pueden englobarse en dos grupos: superficies anti-reflectantes y biosensores. “En el primer caso, se utilizan para crear un medio que reduce la reflexión producida cuando la luz llega a una superficie –indica Cornago–. Con este mecanismo, pueden minimizarse, por ejemplo, las reflexiones indeseadas que se producen en gafas, ventanas o lunas de automóviles, así como la reflexión producida en las placas solares, lo que puede aumentar la eficiencia de estas células fotovoltaicas”.

También pueden detectar contaminación química en el agua

En cuanto al segundo grupo de aplicaciones, las nanoestructuras se utilizan para “conseguir una determinada respuesta óptica que, junto con una reacción biológica, permite obtener información sobre la presencia de una sustancia en una muestra”.

El estudio, dirigido por Rafael Rodríguez Trías, profesor del departamento de Ingeniería Mecánica, Energética y de Materiales de la UPNA, y el doctor en Ingeniería Javier Bravo Larrea, presenta “diferentes tipos de biosensores, que pueden utilizarse en sectores como el alimentario. Por ejemplo, para hallar alérgenos, caso del gluten o los frutos secos; el biomédico, para detectar enfermedades en muestras biológicas, como sangre u orina; o el medioambiental, para descubrir toxinas o contaminantes químicos en aguas marinas”.

Referencia bibliográfica:

Hernández, A. L., Casquel, R., Holgado, M., Cornago, I., Sanza, F. J., Santamaría, B., Maigler, M., Fernández, F., Lavín, A., Laguna, M. F., “Arrays of resonant nanopillars for biochemical sensing”, Optics Letters, 40, 10, May 2015.

La conjuntivitis puede ser causada por alergias, bacterias o virus

2015 04 28 Beccas_OgaLa conjuntivitis se define como la inflamación de la conjuntiva, un tejido que protege al ojo y que se encarga principalmente de lubricar y recubrir la parte interna de los párpados  y gran parte del globo ocular, llegando hasta los límites de la córnea, indicó el doctor Efrén Muñoz, especialista en oftalmología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Estado de México Poniente.

El especialista señala que la frecuencia de esta enfermedad se incrementa de acuerdo a la temporada del año, el clima, la presencia de infecciones bacterianas y la exposición a componentes ambientales que pueden causar alergias, sobre todo en meses donde incrementa la humedad en el ambiente y el viento se presenta con mayor frecuencia. Otras causas son las irritaciones por humo, cremas y químicos.

Resaltó que hay diversos tipos de conjuntivitis, la del tipo alérgico se manifiesta de forma súbita como consecuencia del contacto con sustancias como el polvo, polen, pelo de animales, maquillaje, entre otros. Principalmente se presenta hinchazón en el párpado y enrojecimiento, puede ser pasajera la molestia y generalmente no requiere tratamiento.

Asimismo, la conjuntivitis viral es aquella que se manifiesta como consecuencia de haber visitado espacios contaminados como un balneario, playa, escuela u hospital. Se presentan síntomas como abundante lagrimeo, ardor, sensación de arena y ojo rojo, lo causa más frecuentemente el adenovirus, no obstante, un médico especialista debe descartar que se trate de herpes, y así indicar el tratamiento adecuado además de las medidas de higiene a seguir con la finalidad de evitar contagios o posibles secuelas que afecten la visión.

El especialista del IMSS puntualizó que otro tipo de conjuntivitis es la bacteriana la cual se manifiesta con mucha secreción de color amarillo o verdoso, además de ardor y comezón, es frecuente en los niños que suelen despertarse con los ojos pegajosos y llenos de lagañas. La limpieza con compresas limpias de agua potable y la valoración del médico que indicará si es necesario un tratamiento a base de antibióticos.

Es importante destacar que para evitar la conjuntivitis, es recomendable lavarse las manos constantemente, no frotar ni tocar los ojos, no aplicar cremas, ungüentos o medicamentos que no hayan sido prescritos por un médico, no compartir artículos de maquillaje y evitar el contacto con agentes alérgenos.

Concluyó exhortando a los derechohabientes a que acudan con su médico familiar en caso de presentar algún problema, debido a que la salud visual es delicada y para conservarla debe ser tratada oportunamente para evitar complicaciones.

IMSS ofrece tratamiento contra alergias

  • La inmunoterapia se sumistra en pacientes alérgicos que no tuvieron una respuesta favorable al tratamiento médico ni a las medidas de control ambiental
  •  El tratamiento dura aproximadamente tres años, lapso en que el paciente presenta pocos o ningún síntoma al exponerse nuevamente al agente alergénico

AlergiaEn México, cerca del 10 por ciento de la población padece algún tipo de alergia; las de origen respiratorio (rinitis o asma) predominan por encima de la alimentaria y por fármacos. Para su atención, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) brinda tratamiento a través de vacunas personalizadas, cuya efectividad controla y, en algunos casos, cura estas enfermedades.

Martín Becerril Ángeles, jefe del Departamento de Alergia e Inmunología Clínica de la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, precisó que la inmunoterapia que se aplica en el Seguro Social consiste en suministrar dosis progresivas de las sustancias causantes de la alergia.

Para identificar a qué agente es alérgico el derechohabiente y elaborar su vacuna, precisó, se realizan pruebas cutáneas que consisten en pinchar superficialmente la piel y aplicar una serie de alergenos derivados de sustancias orgánicas tales como polen, hongos de humedad y ácaros del polvo, entre otros.

El alergólogo del IMSS añadió que estas vacunas son específicas para las sustancias a las que el individuo resulte alérgico. El objetivo de aplicarlas es que los signos de alergia (estornudo, escurrimiento nasal, comezón o tos) se presenten con menor intensidad.

La inmunoterapia, indicó, se aplica inicialmente dos veces por semana y gradualmente se espacia a 15 días y finalmente, una vez al mes hasta completar tres años, tiempo estimado en que el paciente presenta pocos o ningún síntoma a pesar de exponerse nuevamente a las sustancias alergénicas. Además de las vacunas, el enfoque integral del tratamiento incluye medicamentos antiinflamatorios y sintomáticos, así como modificar el entorno ambiental.

Comentó que la inmunoterapia está indicada en pacientes que no tuvieron una respuesta favorable al tratamiento médico, ni a las medidas de control ambiental, es decir, evitar o disminuir la exposición a sustancias u objetos que provocan la alergia.

Detalló que cerca del 20 por ciento de los niños que acuden a consulta de alergología padecen sobrepeso u obesidad, factor que dificulta su respuesta al tratamiento. Para ello, precisó Becerril Ángeles, estos pacientes se someten paralelamente a un tratamiento para bajar de peso y lograr un mejor control de la enfermedad.

Explicó que la aplicación de las vacunas se restringe a las mujeres embarazadas. En este caso, indicó, debe concluir el embarazo, realizar pruebas de alergia y, en caso de ser positiva, iniciar la aplicación de la inmunoterapia.

Becerril Ángeles recomendó acudir a los servicios de Neumología y Otorrinolaringología del IMSS para recibir la primera valoración, en caso de presentar estornudos, comezón, obstrucción y mucosidad. También puede haber problemas de tos persistente, sensación de opresión en el pecho y dificultad para respirar, acompañada de silbidos.