¿¡A volar!? Listo para abrir el calatravaso del World Trade Center

Imagen por Mark Kent CC BY-SA 2.0
Imagen por Mark Kent CC BY-SA 2.0

26  de Febrero de 2016. La estación del PATH del World Trade Center de Nueva York diseñada por el arquitecto español Santiago Calatrava finalmente abrirá sus puertas la próxima semana, casi 10 años después de la fecha incialmente propuesta.
Envuelta en la polémica, como casi todos los proyectos de Calatrava en los últimos años, el ave (que algunos llaman estegosáurio) pronto levantará el vuelo en medio de muchas modificaciones en el diseño y aumento de costos.
Santiago Calatrava concibió el diseño del Oculus como un ave siendo liberada de las manos de un niño (o una dulce jovencita, según el estado romántico del lector). Las alas se desplegarían por decenas de metros y tendrían entre cada pieza de la estructura grandes paneles de vidrio que asemejarían su transparente plumaje. No sólo eso, el cielo “raso” se abriría y cerraría con un costoso mecanismo para asemejar el batir de las extremidades del pájaro.
Sin embargo, las realidades estructurales y económicas del proyecto le pasaron factura. En efecto, en 2005 una evaluación de seguridad del Departamento de Policía de Nueva York estimó que que para mejorar la resistencia a las explosiones el Oculus debería tener el doble de costillas de acero. Quizás todavía sería un ave, pero muy costilluda. El siguiente golpe vino sobre las alas, ni vidrio ni movimiento: solo el esqueleto inmóvil. El ave se había convertido en el estegosáurio.


Pero no sólo en el aspecto de diseño hubo problemas. La terminal del World Trade Center será la más cara del Mundo: 3 mil 740 millones de dólares a precios de hoy. Inicialmente, el presupuesto era de mil 900 millones a precios de 2004, midiendo con los mismos viejos dólares el proyecto costaría hoy 5 mil 100 millones, más de lo doble. El costo es aún más impresionante dado el hecho de que la terminal no será la más importante de la ciudad de Nueva York. La estación Grand Central maneja 250 mil personas por día, mientras que la estación PATH sólo maneja 46 mil al momento, aunque los defensores del proyecto dicen que en el futuro medio millón de personas lo utilizarán. También se puede pensar que antes que la estación más cara del Mundo será el centro comercial más costoso: gran parte de su espacio estará destinado al comercio y la compañía operadora Westfiel Corporation  lo llama el mall más seductor del Mundo.

Sin embargo, existen también muchos defensores del proyecto. El crítico de Arquitectura del New York Times Herbert Muschamp dijo que el “…diseño de Santiago Calatrava debería satisfacer a aquellos que creen que los edificios planeados para el Ground Zero deben aspirar a una dimensión espiritual”. Y ciertamente, la grandeza de la Arquitectura de una ciudad o de una nación, raramente se mide por los costes económicos o por los escándalos que la rodeen. Más bien, se trata de saber si la estación de tránsito de Santiago Calatrava logrará tener un lugar entre los grandes monumentos arquitectónicos de la historia o será solamente otro elefante blanco de los muchos que habitan la modernidad. El tiempo lo dirá.

Imagen destacada por JJBers. CC BY-SA 4.0

Arquitectura de vanguardia busca innovar antes que ser estable: Francisco Ortega

Por Hugo Valencia Juliao

Ciudad de México. 24 de febrero de 2016 (A. I. Conacyt).- La arquitectura y la ciencia siempre se han visto estrechamente relacionadas, esto desde la antigüedad, pues muchos filósofos, arquitectos y artistas han intentado definir la arquitectura como una ciencia, pues es el conjunto de la aplicación de muchas disciplinas científicas y técnicas a la vez. Una de las definiciones más célebres la acuñó Marco Vitruvio, quien aseguró: “La arquitectura es una ciencia adornada de otras muchas disciplinas y conocimientos”.

banner arquitectura ciencia

En el marco de la XXXVII Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería (FILPM), organizada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se realizó el panel “La ciencia desde el punto de vista de los arquitectos”, en donde especialistas de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón abordaron temas fundamentales en los cuales se debe desarrollar la nueva arquitectura mexicana con los avances científicos y tecnológicos de los últimos años.

Se discutieron diversos temas entre los que destacó la interrelación de la arquitectura y la ciencia, pues los panelistas coincidieron en que la ciencia y tecnología cada vez son más necesarias para hacer más y mejores obras arquitectónicas en México que estén a la vanguardia.

Los arquitectos Carlos Mercado Marín, Francisco Ortega Loera y Néstor Villarreal Santillán hablaron ante un público constituido en su mayoría por estudiantes y trataron de dilucidar el significado de la arquitectura y su estrecha relación con la ciencia.

“La arquitectura a nivel mundial está en busca de la perfección y de su superación constante y para ello se involucran muchas ciencias, como las de carácter económico porque siempre es necesario saber cuánto va a costar un proyecto, ese es un ejemplo, pero ese tipo de factores dan como resultado la intervención directa o indirecta de un gran número de ciencias todo el tiempo”, explicó el arquitecto y profesor Carlos Mercado Marín.

Asimismo, Francisco Ortega Loera refutó que una edificación para ser eficiente necesita ser económica, estable y estética. Por ello, refirió que la arquitectura de vanguardia a nivel internacional se mueve bajo un constante reto de innovar y crear obras que aparentemente sean imposibles de construir pero son llevadas a cabo gracias a las nuevas tecnologías constructivas y por estar establecidas bajo un cimiento teórico muy importante.

La XXXVII Feria Internacional del Libro en el Palacio de Minería se realiza del 17 al 29 de febrero

Sede:
Palacio de Minería, Tacuba No. 5, Centro Histórico, Ciudad de México
Entrada general:
Lunes a viernes: 11:00 a 21:00 horas
Sábados y domingos: 10:00 a 21:00 horas
Precio de entrada:
$15.00 de lunes a viernes
$20.00 sábados y domingos
Entrada gratuita a niños menores de 6 años y a personas con capacidades diferentes.
Página de Internet:
ferialibromineria.mx
Redes sociales:
@FILMineria
@ferialibros
Página de Facebook

En la conversación con el público se expusieron diversos ejemplos acerca de la importancia de la exactitud en la arquitectura, pues cualquier error, por mínimo que sea, puede causar daños muy difíciles de reparar cuando la edificación ya está construida.

El catedrático Mercado Marín consideró la arquitectura como una ciencia que se involucra con otras ciencias, y que se debe sensibilizar a la población sobre ese aspecto, a los estudiantes los llamó a ser muy metódicos para comprobar todo lo que vayan a realizar.

En el mismo sentido, Néstor Villarreal aseguró que más allá de los aspectos estéticos, técnicos y financieros ligados a las responsabilidades intrínsecas de la profesión, la arquitectura tiene que involucrarse en el aspecto social. “La consecuencia de la responsabilidad del arquitecto en su respectiva sociedad tiene que ser en vías de mejorar la calidad a través de las edificaciones sostenibles”, aseveró durante su intervención.

La alta tecnología y la sustentabilidad en la arquitectura son elementos que ya se han incorporado a las tendencias mundiales, por lo que Mercado Marín acentuó la importancia para resolver los nuevos paradigmas arquitectónicos en donde es necesaria la colaboración con la ciencia.

“Aquí vemos que la ciencia nos apoya y nos auxilia, por lo que los arquitectos tienen, cada vez más, que colaborar con expertos en diferentes ciencias que son necesarias para una construcción o edificación de vanguardia. Todo esto es benéfico para la arquitectura porque ayuda a desarrollar proyectos arquitectónicos mucho más apegados al ser humano”, dijo en entrevista con la Agencia Informativa Conacyt el arquitecto y profesor Mercado Marín.

Para Néstor Villarreal Santillán, todos los proyectos arquitectónicos en la actualidad tienen que llevar un fuerte eje de sustentabilidad en vías de contribuir y ayudar a la sociedad en las problemáticas fundamentales ante la escasez de los recursos naturales.

“Todo en torno a la arquitectura, como las energías, el reúso del agua y los materiales, tiene que ser sustentable para que sea económico y sirva para poder ser utilizado a gran escala”, expuso en entrevista Villarreal Santillán.

Además puntualizó que la ciencia y tecnología van avanzando a pasos agigantados, por lo que la arquitectura no se puede quedar rezagada y se tienen que vincular cada vez más los planes de estudio a la realidad de la arquitectura mundial.

El especialista destacó la importancia de que los jóvenes mexicanos se acerquen a conocer y actualizarse sobre las últimas tendencias de la arquitectura mundial en este tipo de conferencias y pláticas.

Alejandro Aravena gana Pritzker de arquitectura 2016

En un buen día para la arquitectura latinoamericana, el chileno Alejandro Aravena ganó el premio Pritzker 2016.

Según el jurado, Alejandro Aravena ha demostrado la habilidad para conectar la responsabilidad social, las demandas económicas el diseño del hábitat humano y la ciudad.

“Pocos arquitectos están a la altura de practicar como un arte al mismo tiempo que resuelven los retos económicos y sociales de hoy. Aravena ha logrado ambas cosas y al hacerlo ha expandido de forma significativa el rol del arquitecto.”

Cada uno de sus edificios muestra un claro conocimiento de cómo las personas han de utilizar el espacio, el sesudo y apropiado uso de materiales y un compromiso para crear espacios públicos que beneficien a la comunidad, dijeron los jurados.

“Pero lo que realmente pone a Aravena en un sitio diferente es su compromiso con la vivienda social. Desde el año 2000 con la fundación de ELEMENTAL, él y sus colaboradores han realizado trabajos con una clara meta social. Llamar la compañía un “Do Tank” en vez de un “Think Tank” han construido más de 2,500 unidades de vivienda usando soluciones imaginativas, flexibles y directas para la vivienda social de bajo costo”

Alejandro Aravena en México.

En México, fue el responsable de una de las construcciones de la Ruta del Peregrino en las montañas de Jalisco. De ella dijo el estudio: “Construir en un lugar tan remoto debe generar una arquitectura que sea capaz de envejecer como si se tratara de un elemento natural. Así, pensamos en una especie de piedra hueca, curvada para descansar en la ladera y cuyo único propósito es ofrecer a los peregrinos un sitio de descanso con sombras pronunciadas, ventilación cruzada y dos puntos de vista. El primero sobre el camino que recorrieron por 100 km para llegar aquí, el segundo, el paisaje que les resta”.

Las cruces. 2010. Jalisco México. Foto por Iwan Baan.
Las cruces. 2010. Jalisco México. Foto por Iwan Baan.

También realizaron un proyecto de vivienda en Monterrey en el 2010. De este, dijo: “En el mercado mexicano de vivienda, la solución más económica está cercana a los 30 mil dólares. Así que los pobres no tienen acceso. Desarrollamos una versión mejorada de Iquique, Chile, donde hay casas en planta baja y dúplex en planta alta con un costo inicial de 20 mil dólares, pero que pueden llegar a un tamaño de 72 m2 después de las expansiones. La eficiencia en el uso de la tierra, sin sobre poblar, nos permitió comprar terreno en un vecindario donde el costo promedio de la vivienda es de 50 mil dólares. Esperamos que las familias se beneficien de esa ganancia en el valor de su vivienda.”

 

Arquitecto recorrerá la Ruta de la Seda: 14 mil kilómetros en bici

Con la traza de un navegante de la antigua estirpe, Felipe Mendoza Hinojosa, egresado de la Facultad de Arquitectura (FA) de la UNAM, recorrerá dos rutas históricas que viajeros hicieron décadas atrás; él lo hará con su propia fuerza motriz sobre dos ruedas, con el objetivo de documentar procesos de cimentaciones antiguas y realizar un estudio de movilidad en bicicleta.

“Me interesa buscar cómo se construía en la antigüedad y por eso quiero transitar la denominada Ruta de la Seda (en el siglo 1 a.C. se extendía por toda Asia y tocaba parte de Europa y África), que abarca territorios que son cuna de grandes civilizaciones edificadas en medio del desierto sin tener muchos materiales. Iré a buscar qué existe y cómo trabajaron a partir del entorno”, apuntó.

Asimismo, utilizará los recorridos para recabar información y emprender una investigación sobre movilidad. “Creo que la salvación de las ciudades es la bicicleta, el poder transportarte de una manera mucho más sencilla; deseo concretar un estudio de cómo se vive la bici en las fronteras, en las urbes, y qué posibilidades tiene para los habitantes de cada una de las regiones”.

Camino Real de Tierra Adentro

El primer periplo para Felipe Mendoza inició el 15 de junio. Viajó de manera convencional hacia Monterrey y de ahí a Nuevo Laredo, para continuar hacia a El Paso, Texas, donde abordó un tren hacia Santa Fe, Nuevo México (Estados Unidos), desde donde descenderá en dos ruedas hasta la Plaza de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la ciudad de México.

Este trayecto, denominado Camino Real de Tierra Adentro (ruta comercial que funcionó desde mediados del siglo XVI hasta el XIX), abarca dos mil 560 kilómetros, dos países y 11 estados, y planea recorrerlo en cuatro semanas.

Mendoza Hinojosa detalló que viajará en promedio 100 kilómetros diarios para lograr el objetivo en aproximadamente 26 días y tener un “colchón” de cuatro para puntualizar investigación y documentación.

“Es una búsqueda por los espacios perdidos y encontrados, donde se puede testimoniar a base de la cartografía, fotografía, croquis y vivencias, la arquitectura, urbanismo, movilidad, topografía, usos y desusos, naturaleza, formas de transitar y habitar los espacios, así como la modificación de los mismos a lo largo de los años”, indicó.

Ruta de la Seda

En el segundo itinerario, el egresado de la FA tratará de tejer 14 mil kilómetros en 18 países a lo largo de un año; iniciará el 16 de agosto de 2015 y concluirá el 16 de agosto de 2016, en un viaje que sigue la antigua Ruta de la Seda.

Ese corredor euroasiático incluye una red de trayectos comerciales que se extendían desde Chang’an (actualmente Xi’an), en China; Antioquía, en Siria, y Constantinopla (actualmente Estambul, Turquía), a las puertas de Europa.

Su tránsito se remonta a siete mil años atrás (entonces denominada Ruta del Jade) con el flujo de productos como piedras preciosas, porcelana, lana, jade, ámbar y marfil, pero en los inicios de la era cristiana la llegada de la seda transformó el gusto de romanos y griegos, que se hicieron amantes de este producto, cuyo secreto de manufactura era sólo conocido por los chinos; así se convirtió en la mercancía más prestigiosa de la época.

El trayecto en bicicleta será documentado en papel, video y fotografía en un diálogo constante de información que generará una base de datos. Iniciará en Venecia, Italia, y cruzará por Eslovenia, Croacia, Bosnia, Montenegro, Albania, Macedonia, Bulgaria, Turquía, Siria, Líbano, Iraq e Irán, así como por Turkmenistán, Uzbekistán, Kazajistán, Kirguistán, hasta llegar a Xi´an, China.

“Los senderos en cada uno de los países se unen a partir de aquellos puntos de mayor significación e importancia histórica y así se construye la cartografía que permite unir el pasado con el presente”, expuso.

En esta segunda ruta, precisó, recorrerá en promedio 50 kilómetros diarios, pues las condiciones son más ambiguas, incluso por los conflictos en el tránsito hacia Siria e Irak.

Mundo bicicletero

En búsqueda permanente de la libertad, Felipe Mendoza rueda firme: “no tengo ningún tipo de temor, estoy preparado físicamente, llevo una buena bicicleta y todo lo necesario: alforjas, casa de campaña, sleeping bag, termos, purificador de agua, cargadores solares, llantas y múltiples parches”.

El estudio del artista podría ser un basurero tóxico

2015 04 13 Painting 214Que pintores, fotógrafos y escultores sepan manejar los desechos de su labor creativa es relevante tanto por seguridad como por razones ecológicas, establecieron expertos reunidos en la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la UNAM para impartir la charla Manejo de residuos peligrosos en las artes plásticas.

Mireya Ímaz Gispert, coordinadora de la iniciativa medioambiental, detalló que se registraron restantes tóxicos, inflamables, ácidos o corrosivos en estopas, lienzos, textiles, frascos, sobres y contenedores.

Por ello, a partir de marzo y hasta septiembre, se capacitará a los responsables de los diferentes talleres de la FAD en el manejo de materiales, se impulsará un registro de adquisición de sustancias y se fomentará el uso de equipo y ropa de protección como lentes, botas, guantes, pantallas y mascarillas.

Además, se creará conciencia sobre algunas medidas básicas como no mezclar remanentes ni arrojarlos al drenaje, así como identificar y registrar en bitácoras los restos generados, envasar por separado, etiquetar, contar con un almacén temporal y disponer de los desechos mediante campañas autorizadas por la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

A la fecha, el PUMA ha evaluado 48 entidades en CU, siete en el campus Morelos, seis en Juriquilla, cinco en colegios de Ciencias y Humanidades, 19 en planteles del Sistema Incorporado y nueve en escuelas del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Entornos peligrosos

Eduardo Chávez Silva, miembro de la Junta de Gobierno y exdirector de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (hoy FAD), refirió que hasta hace poco los artistas creaban rodeados de elementos peligrosos e incluso dormían, comían, bebían y fumaban en estos lugares, lo que propició contagios y enfermedades.

“La intoxicación por inhalación de vapores, la irritación de ojos y alteraciones respiratorias por usar disolventes para limpiar las manos eran frecuentes”, dijo.

Al respecto, Mirna Rosa Estrada Yáñez, del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM), expuso que las afecciones referidas se presentaban —y aún se dan— por manipular sustancias sin estar conscientes del riesgo.

Alfredo Martínez Pérez, del Centro Nacional de las Artes (Cenart), aseguró que existe la noción de que las creaciones electrónicas y digitales, por su carácter virtual, no originan sobrantes. No obstante, la tecnología, al ser desechada, representa una amenaza, pues libera al ambiente componentes nocivos como plomo, níquel y cadmio.

“La generación de chatarra sobrepasa la capacidad para manejarla de forma correcta y tomará al menos una década lograrlo, lapso en el que, se calcula, se habrán registrado cinco extinciones masivas de equipo”.

La infraestructura de almacenamiento de información se vuelve obsoleta de un momento a otro y los usuarios la compran y tiran sin reparar en los costos energéticos y ambientales de su fabricación ni en lo que contaminará al llegar al basurero.

A nivel global, se producen 50 millones de toneladas métricas de basura electrónica al año —México aporta 941 mil, según el INEGI— y se prevé que la cifra aumente 33 por ciento en un bienio.

México tendrá construcciones más seguras

  • El rector de la UNAM, José Narro Robles, señaló que la ingeniería mexicana cuenta, a partir de ahora, con un espacio donde se plantearán soluciones a problemas en la materia

UNAM. En Ciudad Universitaria se puso en marcha el Túnel de Viento, primera etapa del Laboratorio de Estructuras y Materiales de Alta Tecnología (LemAT), donde se hará investigación de punta sobre los efectos del viento en estructuras, personas en espacios urbanos, equipos y movimientos de masas de aire, entre otros, mismos que se relacionan con sus aplicaciones en ingeniería civil, arquitectura y meteorología.

En la inauguración de esa herramienta del LemAT, que forma parte de la red de Centros para la Formación e Innovación (CeFI) de la Alianza para la Formación e Investigación en Infraestructura para el Desarrollo de México (Alianza FiiDEM), el rector José Narro Robles señaló que la ingeniería mexicana cuenta, a partir de ahora, con un espacio donde plantearán soluciones a problemas en la materia.

Se trata, dijo, de una buena idea que se convirtió en un proyecto, en un programa y ahora en una realidad. Y es que hace alrededor de siete años se planteó la posibilidad de hacer una articulación de sectores, grupos, empresas, instituciones de educación superior y áreas de los gobiernos federal, de la ciudad y otros estatales, en una alianza.

Túnel

El Túnel de Viento es una herramienta científico­tecnológica que sirve para resolver problemas relacionados con la ingeniería de viento mediante el estudio experimental de los fenómenos y efectos eólicos.

Junto con los laboratorios de Estructuras y Materiales de Alta Tecnología, forma parte del LemAT, que a su vez se integra a la red de Centros para la Formación e Innovación de la Alianza FiiDEM, conjunto de laboratorios para investigación aplicada, innovación y formación de recursos humanos especializados en temas relacionados con infraestructura.

Es el primer laboratorio que entra en operación. Fue conceptualizado por un grupo de investigadores del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM en 2007, como parte del programa de modernización de la infraestructura de esa instancia universitaria. El proyecto fue desarrollado con la asesoría de la empresa canadiense Aiolos Engineering, especializada en el diseño y construcción de este tipo de instalaciones.

Su edificación derivó un convenio de colaboración suscrito entre la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la propia Universidad Nacional y la Alianza. Aportaron recursos financieros y en especie el CONACYT, el II, Grupo ICA, CEMEX y CONiiSA.

El Túnel es del tipo de capa límite atmosférica, de circuito cerrado, que permite tener un control adecuado del flujo (velocidad, presión y temperatura). El ventilador generará vientos con una velocidad máxima de 100 km/h, que luego de su paso por la Cámara de Asentamiento y en condiciones experimentales llega a simular los efectos turbulentos de vientos equivalentes a un huracán de categoría 4.

Cuenta con dos secciones de pruebas. La primera tiene dos mesas giratorias separadas entre sí por 14 metros, por lo que está considerado entre los 10 de mayor capacidad en el mundo en su tipo. Sobre estas mesas se colocan los modelos de las estructuras civiles y proyectos arquitectónicos a estudiar; al girar las mesas se simulan diferentes direcciones de incidencia del viento.

En la segunda sección se realizan pruebas donde el viento fluye a menor velocidad y no se tiene un control tan estricto del flujo como en la primera. Cuando se requiere, en las secciones de pruebas se colocan dispositivos para aumentar la capa límite y generar turbulencia.

Los ensayos pueden ser realizados para modelos rígidos y aerodinámicos; en los primeros se estudia la distribución de presiones y en los segundos las propiedades dinámicas de las estructuras. A los modelos se les colocan sensores para medir las deformaciones, velocidades, aceleraciones, temperatura y presiones producidas por el viento. La información generada es analizada por expertos que evalúan el comportamiento.

Ante la carencia de instalaciones de este tipo en México, hasta ahora estas pruebas debían realizarse principalmente en Estados Unidos y Canadá, lo que implica costos adicionales. El Túnel de Viento del LemAT brindará un servicio integral en el país y estará abierto para proporcionarlo a instituciones públicas y privadas, tanto nacionales como de Centro y Sudamérica.

Se solicitó una evaluación en sitio de las instalaciones y equipamiento del Túnel a la compañía Aerolab, empresa líder en el diseño y construcción de estas estructuras. Estuvo a cargo de Jewel B. Barlow, director del Túnel de Viento Glen L. Martin de la Universidad de Maryland, quien encontró una excelente ingeniería. “En general, el diseño, los materiales y la ejecución de la construcción son de alta calidad; es ideal para pruebas de viento de capa límite atmosférica para edificios, puentes, plataformas petroleras y estructuras”.

A la inauguración asistieron Alfonso Ramírez Lavín, director General de la Alianza FiiDEM; el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade; y el presidente de la Academia de Ingeniería, Sergio Alcocer Martínez de Castro, entre otros.