Todos somos maestros (y alumnos)

Por Heber Sidney Quijano

Tuve un maestro que me caía bien, era fantástico y divertido. También uno que era odioso y a leguas se le notaba que no tenía otra opción. Tuve uno en particular que me enseñó el fervor y el entusiasmo como la mejor manera de contagiar la avidez, la saña, el hambre por un área o conocimiento específico. También hubo uno que me enseñó el hastío, uno presumía ser/hacer cosas importantes (obvio no), y el que sí hacía cosas ni las mencionaba. Se aprende de los libros (que para eso no necesitamos más que tiempo y orden en las lecturas). Pero se aprende más del ejemplo, por eso de todos los maestros que tuve aprendí algo.

Sin embargo, aprender es una calle de doble sentido. Por eso, tengo que confesar que de mis alumnos he aprendido más. No me refiero al conocimiento académico. Sino a algo que es muy claro con un ejemplo:

“Pensé primero en mi madre y después en usted. Sin usted, sin la mano afectuosa que tendió al niño pobre que era yo, sin su enseñanza y su ejemplo, no hubiese sucedido nada de todo esto”.

Albert Camus

Eso le escribió en 1957 el reciente ganador del Premio Nobel, Albert Camus, a su maestro. Aunque este es un ejemplo extraordinario, una aguja en un pajar, nadie puede ignorar la importancia de un buen guía en un momento preciso. El impulso crucial que puede proyectar un maestro, en el amplio sentido de la palabra, en el talento de alguien, sobre todo en los momentos de crecimiento y decisión, puede pasarnos desapercibido. Claro, hasta que encontramos un ejemplo como el de Albert Camus. Un ejemplo que puede replicarse en miles de protagonistas de nuestro siglo en todos los ámbitos. No importa si son normalistas, universitarios; con maestría o doctorado o sin ellos, la vocación del maestro va desde el experto en su área como pasaba en los gremios de la Edad Media hasta los guías espirituales cuyos arquetipos van desde Yoda hasta Dumbledore o Miyagi, pasando por el canónico personaje de  Virgilio en la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Al final, para el oído y el espíritu atento siempre hay enseñanza. Sobre todo si se tiene la inteligencia, la humildad y la disposición para entender que nunca se convierte uno en experto de nada. O para usar la carta de Camus: “para mí […] sus esfuerzos, su trabajo y el corazón generoso que usted puso [en mí, sigue el Nobel francés] continúan siempre vivos en uno de sus pequeños escolares, que, pese a los años, no ha dejado de ser su alumno agradecido”.

También los invito a mi página heberquijano.com

A propósito de maestros

La figura de los maestros, en México, tiene muchas aristas y vertientes que inciden en el comentario político, en el reproche, en el folletín, en la indolencia o, de plano, en el linchamiento. Y es que los resultados de las pruebas internacionales (Pisa y Enlace, por citar las más famosas) en el contexto mundial, nos dan mucho qué pensar, qué debatir, qué cuestionar y qué exigir con respecto a los resultados en las aulas, públicas y privadas. Ojalá existan los mismos análisis comparativos con respecto a seguridad social, salario, poder adquisitivos de dicho salario y estatus respecto a los maestros, y también respecto a todo el contexto de nuestro país. Eso ayudaría a entender mejor dónde estamos parados.

No me malentiendan. No trato de disculpar a nadie. He sido alumno y he estado frente a grupo y sé que hay muchas cosas detrás que matizan todo, incluyendo los resultados. Sé de alumnos que tienen que trabajar no sólo para mantener su escuela sino también su familia, así como de aquellos que pueden gastar un dispendio de mil pesos al día, libres de polvo y paja, en golosinas. Sé de alumnos que tiene que defenderse del crimen que a todos nos agobia y de alumnos que llegan con escolta. Sé de alumnos que nunca han conocido el mar y de aquellos que han viajado antes de los veinte años a tres continentes. Sé también de alumnos que estudian por gusto, a sus cincuenta años, una licenciatura que no necesitan y de aquellos que dejan de estudiar porque tienen que trabajar. Sé también de familias que pretenden que se les enseñe, se les eduque en clase lo que deberían aprender en casa.

Sé de maestros que podrían convertirse en un Humbert Humbert nabokoviano y sé también de aquellos que inspiran casos como los de las películas (las basadas en hechos reales: Con ganas de triunfar, Freedom Writers, Al maestro con cariño; las ficticias: La lengua de las mariposas, La sociedad de los poetas muertos, La sonrisa de Monalisa). Mi padre, inspirado por el fantástico protagonista de Al maestro con cariño Sidney Poitier, me puso de nombre de pila el del primer afroamericano en ganar un Oscar. Tal designio, puede, incide en mi disposición a la docencia. Ojalá lo haga tan bien como yo quisiera que fueran los maestros de mi hijo.

También los invito a mi blog

Entregan “Nota Laudatoria” a 36 maestros de la UAEM 

 

 

Toluca Méx. 15 de mayo.- Al festejar el día del maestro en la UAEM, 36 académicos de los diferentes espacios de la Universidad Autónoma del Estado de México recibieron de manos del rector Jorge Olvera la Nota Laudatoria, por su excelente labor docente en esta casa de estudios.

Pero no todo fue notas laudatorias, porque también se realizaron eventos de festejo en la que hubo rifas. A propósito de esas rifas, un catedráticos de la Preparatoria Ignacio Ramírez y otro del Centro de Enseñanza en Lenguas, llegarán a dar clases la próxima semana estrenando el automóvil que se sacaron.

En el evento principal, el rector dejó insinuar críticas a los maestros que realizan paros de labores en diferentes estados de la República y aclaró que su administración está a favor de la Reforma Educativa Federal.

“La Universidad Autónoma del Estado de México respalda las Reformas Educativas impulsadas a nivel federal, dijo,  y se suma al ejemplo que deben dar los maestros, de coherencia con los valores y principios que conduzcan el quehacer social”

“La UAEM y sus profesores, agregó, no renunciamos al llamado que nos impone la patria, pues es una oportunidad y privilegio ayudar a formar generaciones obligadas a ser conscientes de que son ciudadanos del mundo”.

En el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” del Edificio de Rectoría, acompañado por el secretario general de la Federación de Asociaciones Autónomas de Personal Académico de la UAEM, Víctor Manuel Pineda Gutiérrez, consideró que el país requiere de maestros, en todos los niveles, que sean transformadores, como los académicos de esta casa de estudios, que se han asumido como ciencia proactiva de la sociedad.

Jorge Olvera García sostuvo que los académicos universitarios son pieza fundamental para consolidar a la Máxima Casa de Estudios mexiquense como una institución de educación superior que produce y reproduce el conocimiento, logrando estar entre las 10 mejores del país, aumentado 10 por ciento la cantidad de Profesores de Tiempo Completo con perfil deseable y en 16 por ciento el número de integrantes del Sistema Nacional de Investigadores.

En este evento, al que asistió el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores y Empleados al Servicio de la UAEM, León Carmona Castillo, el rector entregó 43 reconocimientos a igual número de profesores por Merito Gremial 2015 y en cumplimiento a la Cláusula 89 del Contrato Colectivo de Trabajo, fueron reconocidos el académico de la Facultad de Economía, Oswaldo García Salgado; el profesor de la Facultad de Turismo y Gastronomía, Ricardo Hernández López, y de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, Javier del Ángel Caraza.

Antes, Víctor Manuel Pineda Gutiérrez aseveró que los académicos afiliados a la FAAPAUAEM apoyan la política humanistas de la Administración 2013-2017, encabezada por el rector Jorge Olvera García, que está cumpliendo su segundo año de gestión, logrando colocar a la UAEM en los primeros lugares entre las universidades mexicanas y proyectarla internacionalmente.

Expresó que en la actualidad, los profesores de esta casa de estudios, siempre atenta a las necesidades sociales, son sujetos activos que contribuyen al impulso de la academia y el sindicalismo universitario, ganando a pulso la confianza de la sociedad, al formar seres pensantes y de acción.

Antes de la Ceremonia, el rector Jorge Olvera García, acompañado por la secretaria de Difusión Cultural, Ivett Tinoco García, inauguró la exposición plástica “Diálogos en Desventaja”, de la artista Carla Elena Name. El público en general podrá visitar la exposición en la Galería Universitaria “Fernando Cano”, hasta el próximo 22 de julio.