Presentan la historia más grande del universo

Por Verenise Sánchez

Ciudad de México. 16 de marzo de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El científico mexicano Gerardo Herrera Corral presentó ayer por la noche su más reciente libro Universo: la historia más grande jamás contada, publicado por la editorial Taurus.

banner herrera corral historia mas grande universo

En las instalaciones del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), el investigador indicó que la idea del texto es proporcionar a la gente de una manera sencilla la historia del universo.

El colaborador del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) indicó que en el texto se encuentran resumidos 13 mil 800 millones de años de historia, desde que surgió el universo hasta los tiempos actuales.

Acompañado por el director de Infotec, Sergio Carrera Riva Palacio, el científico mexicano indicó que “la época actual está marcada por imponentes descubrimientos y ambiciosos proyectos científicos. Nuestra generación acaricia el comienzo de los tiempos y contempla, como ninguna antes lo hizo, el origen de todas las cosas”.

gerardo herrera presentacion libro
Gerardo Herrera durante la presentación de su más reciente libro.

Ante un amplio número de investigadores, estudiantes e incluso niños y uno que otro curioso, manifestó que en el libro la historia del universo está dividida en ocho etapas en las cuales ocurrieron cosas especiales que marcaron el rumbo del universo.

Se trata del Big Bang, la Inflación, Líquido perfecto, Síntesis nuclear, la Luz, las Estrellas, la Vida y la Conciencia, abundó el científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

A lo largo de 200 cuartillas el especialista en física de partículas ofrece un atractivo y comprensible recorrido por la historia del universo y lo liga con los diversos experimentos que actualmente se realizan en el LHC.

Con una gran narrativa explica la relevancia que tuvo para la ciencia el hallazgo del bosón de Higgs para poder comprender mejor algunos de los misterios guardados del universo.

Indica que entre el Big Bang y la Inflación surgió el Higgs, de tal manera que con “el descubrimiento del bosón de Higgs, en julio de 2012, se corroboraron nuestras ideas acerca del origen de la masa y nos ofrece ahora la posibilidad de entender la inflación que debió haber ocurrido en los primeros instantes después del Big Bang. Más aún, el Higgs podría ser la explicación misma del universo estable que nos hace posible”.

En la charla de casi dos horas que ofreció Herrera Corral, detalló algunas de las investigaciones que se realizan en el experimento A Large Ion Collider Experiment (ALICE), del LHC y mostró los tres detectores que ha desarrollado el equipo de científicos mexicanos.

El miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) manifestó que la idea de escribir este texto surgió porque se ha percatado que cada vez más gente se muestra interesada por la ciencia y la tecnología.

publicaciones gerardo herrera corral
Algunas de las publicaciones de Gerardo Herrera.

Añadió que en países europeos cuando se da un descubrimiento científico o se realiza un desarrollo tecnológico de gran relevancia, al otro día ya hay decenas de libros al respecto. En cambio en México no sucede así, tardan en llegar esos textos, los cuales vienen en otro idioma, lo que limita aún más el acceso a la lectura.

Por tal razón, desde hace algunos años, el físico especialista en partículas elementales se ha dado a la tarea de escribir de manera sencilla y comprensible para todo tipo de público lo que se realiza en el LHC.

Algunos de los libros de la autoría del científico nacido en Delicias, Chihuahua, son El Higgs, el universo líquido y el Gran Colisionador de Hadrones y El Gran Colisionador de Hadrones, historias del laboratorio más grande del mundo.

¿ Leticia Corral corrige a Stephen Hawkings o es “volada” de Internet ?

2016 01 06 Leticia Corral
Dra. Leticia Corral recibiendo un premio de parte del Gobierno del Estado de Chihuahua

 

¿La Dr. Leticia Corral le ha corregido la plana a Stephen Hawking? Así lo han afirmado varios medios de comunicación partiendo de una entrevista hecha en un sitio web del estado de Chihuahua. La fama del físico británico Stephen Hawkings es tal que sin duda la mención de su nombre -quizás revuelto con una pizca de nacionalismo- al lado de un científico mexicano está destinado a crear polémica. ¿Pero qué tan real es este enfrentamiento?

La información sobre la corrección está basada en el artículo “Model to predict the lowness of Entropy at the Big Bang with relativistic equations” publicado en la revista Proceedings del Congreso Mundial de Ingeniería en Julio de 2015, hace ya más de seis meses. El porqué la información ha captado relevancia hasta el día de hoy es uno de los misterios del Internet pero sin duda tiene mucho que ver el incluir el nombre de Hawkings frente a una científica mexicana.

El artículo científico está firmado por Leticia Corral Bustamante y Marco A. Flores Trevizo. La Dra. Leticia Corral Bustamante es catedrática del Instituto Tecnológico de Cd. Cuautémoc, ITCC y ya había sido premiada en 2013 por el Gobierno del Estado de Chihuahua en la categoría de Ciencias Tecnológicas por su trabajo “Diseño de un robot mecatrónico para dar terapia y remover tumores”.

Según declara Corral en la entrevista que ha causado revuelo, el artículo fue inicialmente escrito para la revista científica Entropy pero fue rechazado (las razones del rechazo no están claras). Lo cierto es que ese mismo artículo terminó publicado en la revista Proceedings y fue bien recibido por el panel de científicos que integró el Congreso. Dentro del artículo de la doctora en ninguna parte se expresa una corrección o contradicción del modelo de Hawkings. En la conclusión se expresa textualmente (traducción de Lector 24):

“El modelo de la Relatividad General estudiado premite predecir la “bajeza” de la entropía en el Big Bang lo que da como resultado que la Segunda Ley de la Termodinácia es un requerimiento para la hipótesis de curvatura de Penrose Weyl (WCH) junto con la restricción de the el tensor de Ricci debe prevalecer y no el de Weyl (que se desvanece, como se esperaría).

Aunque el ingrediente del tiempo asimétrico evita vincular el volumen fase-espacio clásico (CPSV) con el WCH, este estudio es una contribución para el estado del arte te modelar y simular el fenómeno astrofísico de acuerdo con la serie de trabajos de la relatividad general matemática producida hace treinta años, tiempo en el que Roger Perose plantó los cimientos de su hipótesis.

Yo propongo la necesidad de descubrir un espacio matemático para vincular pasado y presente con baja y alta entropia para poder vincular el WCH y el CPSV, respectivamente, en el cual la teoría de los agujeros de gusano y el fenómeno de la gravedad cuántica se vuelvan importantes.”

Si en efecto el artículo corrige o no a Hawkings es cosa cuyo juicio está por encima del alcance de cualquier artículo periodístico y será la comunidad científica mundial quien deba hacer esta afirmación, sea falsa o verdadera. Lo cierto es que hasta el momento, el artículo de la Doctora sólo ha causado revuelo entre los medios de comunicación mexicanos y no en la comunidad científica.

 

Photo by nordenmagnus

Colocan en Sierra Negra, Puebla, observatorio para estudiar hoyos negros del universo

  • Con una inversión conjunta de 15 millones de dólares, representantes de diversas instituciones de México y los Estados Unidos, inauguraron esta mañana el High Altitud Water Cherenkov (HAWC), observatorio capaz de monitorear de manera permanente fuentes celestes emisoras de rayos gamma.
  • Las instalaciones construidas en el Volcán de la Sierra Negra en Puebla, contaron con la participación de más de 30 instituciones y 120 investigadores mexicanos y estadounidenses. Cuentan con 300 tanques detectores que contienen 55 millones de litros de agua extra pura

Con la finalidad de contribuir a las investigaciones sobre los agujeros negros, supernovas y los orígenes del universo, esta mañana el Dr. Enrique Cabrero Mendoza, director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), junto con la Dra. France Córdova, directora de la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos (NSF, por sus siglas en inglés) inauguraron en Puebla el High Altitud Water Cherenkov (HAWC), que es el observatorio más grande del mundo en su tipo, capaz de captar cuerpos celestes que producen rayos gamma.

El HAWC, ubicado en las laderas del Pico de Orizaba y la Sierra Negra en Puebla, es producto del esfuerzo binacional entre México y los Estados Unidos, que reforzará las investigaciones sobre los fenómenos astrofísicos más violentos y energéticos del universo, como las explosiones de supernovas, el origen de rayos cósmicos de la más alta energía, la actividad solar y su interacción con el campo magnético terrestre, así como la naturaleza y evolución de los hoyos negros.

Los astrofísicos y los físicos de partículas involucrados en el experimento podrán estudiar también la coalescencia de estrellas binarias y el colapso de objetos compactos. HAWC estudiará la actividad del centro de la Vía Láctea, pulsares y sus nebulosas asociadas, regiones de aceleración de rayos cósmicos y la distribución en detalle del campo magnético galáctico. Además se podrá monitorear la actividad solar y su interacción con el campo magnético terrestre. También será posible hacer estudios relacionados con naturaleza de la materia oscura.

Durante la ceremonia de inauguración, el Dr. Enrique Cabrero, resaltó el esfuerzo colaborativo que representó el HAWC y recordó el objetivo del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, de ampliar la cooperación internacional en temas de investigación científica y desarrollo tecnológico.

“Para el Conacyt y el país, este Observatorio es de suma importancia, porque es a través de este tipo de iniciativas que reforzamos los lazos de cooperación con nuestro vecino del norte. Estoy convencido que la clave del éxito del HAWC, y de cualquier proyecto, son las alianzas, la convergencia de perspectivas y las sinergias”, afirmó.

En su oportunidad, la Dra. France Córdova agradeció la participación del Conacyt y el Departamento de Energía de los Estados Unidos para la construcción e instalación del Observatorio HAWC. Asimismo, subrayó que este proyecto es un ejemplo de las colaboraciones científicas bilaterales que emergen bajo el Foro Bilateral Sobre Educación Superior, Innovación e Investigación (FOBESII), que expande las oportunidades para intercambios académicos y cooperación en investigación científica de ambos países.

Tras seis años de construcción, se espera que el nuevo Observatorio sea de 10 a 15 veces más sensible que su predecesor, el experimento “Milagro”, el cual operó de 1999 a 2008 en el Laboratorio Nacional de Los Álamos en Nuevo México, Estados Unidos.

El HAWC nació como proyecto en 2011 y se pensaba su posible instalación en China o Bolivia. Sin embargo,  debido a las condiciones atmosféricas de la zona y su alineación con otros observatorios en Chile y Estados Unidos, se decidió que su ubicación fuera en México.

A diferencia de los telescopios ópticos que detectan directamente la luz de los fenómenos astronómicos, el HAWC estudia la radiación cósmica de alta energía y rayos gamma de manera indirecta. Eventos como supernovas y colisiones de este tipo de rayos, liberan partículas que al entrar a la atmósfera terrestre provocan lluvias de partículas, las cuales viajan más rápido que la velocidad de fase de la luz y a medida que recorren el agua de los tanques instalados, emiten destellos de luz llamados “Cherenkov”.

El HAWC registra rayos gamma, la radiación más energética del Universo, así como rayos cósmicos, partículas muy energéticas aceleradas en objetos celestes, mediante la técnica Cherenkov de agua, la cual requiere grandes cantidades de agua ultra pura como medio trazador del paso de partículas de alta energía. Inmersos en cada tanque detector se encuentran cuatro tubos fotomultiplicadores, sensores capaces de captar señales muy débiles de luz en el agua.

Los rayos gamma de muy alta energía generan en la atmósfera una cascada de partículas que crece hasta alcanzar un máximo a unos seis mil metros de altura sobre el nivel del mar y empieza a decaer al seguir avanzando dentro de la atmósfera. Al entrar al agua, las partículas de la cascada viajan más rápido que la luz dentro de este medio, por lo que emiten un tipo de luz conocida como Cherenkov, por el nombre de su descubridor, la cual es medida por los detectores, revelando su origen. Reconstruyendo la señal observada por todos los detectores de luz de manera conjunta mediante electrónica y equipo de cómputo de alta precisión, es posible determinar la energía, dirección, tiempo de arribo y naturaleza de la partícula responsable.

El Dr. Alberto Carramiñana Alonso, Director General del INAOE, explica: “La radiación gamma es el tipo de radiación electromagnética más energética del Universo. Es difícil producir rayos gamma en la Tierra; sólo los grandes aceleradores de partículas tienen la capacidad de generar rayos gamma con energías comparables a las que mide HAWC. Algunos objetos en el Universo producen este tipo de radiación en eventos violentos, por ejemplo expulsando chorros de materia que impactan con el medio interestelar. Con HAWC se pueden detectar explosiones estelares, agujeros negros en centros de galaxias o estrellas de neutrones produciendo poderosos campos eléctricos muy intensos y, más cerca de nuestro planeta, ráfagas solares y en general fenómenos violentos del Sol”.

El HAWC envuelve a varias instituciones de México y Estados Unidos, entre las que destacan el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE); la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP); la Universidad de Maryland; la Universidad del Estado de Michigan; la Universidad del Estado de Colorado; y la Administración Nacional de Aeronáutica y Espacio de los Estados Unidos, (NASA).

A la inauguración asistió también el Dr. Carlos Arámburo de la Hoz, Coordinador de Investigación Científica de la UNAM, en representación del rector, el Dr. José Narro Robles; el Profesor Jordan Goodman, Vocero de HAWC e investigador de la Universidad de Maryland; el Dr. Alberto Carramiñana, director del INAOE; el Dr. José Alfonso Esparza, Rector de la BUAP; y el Sr. David Gutiérrez, representante de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas.

Disfruté en aprender más que en buscar buenas calificaciones: premio nobel George Smoot

Mexicali, B.C., a jueves 19 de marzo de 2015.- “Cuando me preguntan que cómo empezó mi camino a convertirme en un Premio Nobel, contesto que fue igual al de muchos de ustedes; ir a la escuela, aprender y sentir atracción por algo”. Se debe disfrutar en aprender más que buscar buenas calificaciones, expresó el doctor George Smoot ante cientos de jóvenes de secundaria, preparatoria y universidad que llenaron el Teatro Universitario de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) para asistir a la plática del Laureado “Camino al Premio Nobel” invitado por la compañía tecnológica Honeywell.

El Profesor Smoot, un astrofísico Americano, recibió el Premio Nobel de física en el año 2006 por descubrimientos clave que avanzaron nuestra compresión del Big Bang, evento que creo a nuestro universo hace casi 14 mil millones de años. Durante su visita, el Profesor dio una conferencia titulada “Trazando el Universo y su Historia”, en la cual describió los métodos más avanzados para entender los sucesos alrededor del nacimiento y desarrollo del universo.

“Técnicas como la modelización a computadora, son tan precisas que podemos determinar qué sucedió hace miles de millones de años con una certeza y precisión impresionante”, explicó Smoot. “Aunque permanecen un gran número de misterios por resolver, seguimos haciendo grandes avances para descubrir la historia del universo, descubriendo nuevas formas de la materia, y realizando avances científicos en la física molecular”.

Actualmente el Profesor Smoot es docente de física en la Universidad de California, Berkeley, científico principal en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, y desde 2010, n docente de física en la Universidad Diderot de Paris, Francia. En 2003, fue premiado con la Medalla Einstein y la Medalla Oersted en 2009.

Indicó que tuvo la fortuna de tener unos padres con un amplio entendimiento de sucesos de la vida y del mundo, lo que le permitió ampliar sus horizontes en cuanto a la reflexión sobre el universo, sin embargo, él se dio cuenta de que era necesario estudiar para obtener mayores respuestas.

Un punto clave para el doctor George Smoot fue trabajar en un área de su interés personal y no solo que le dejara dinero. “Tuve la oportunidad de vivir en un gran entorno, perseguir aquello que me gustara, aprender a tomar decisiones y estudiar en instituciones en donde se promovía la innovación, investigación, procuración de fondos y realización de proyectos”.

“He tenido el privilegio de haber elegido un área (Física) en donde existen numerosas oportunidades para aprender, entonces mi camino a obtener el Premio Nobel tuvo mucho que ver con las oportunidades que tuve, pero también por elegir cosas que fueron lo suficientemente interesantes para mí y que me motivaran a trabajar en ellas”, expresó el Laureado.

Una de las preguntas realizadas por los asistentes, fue sobre las oportunidades que hay en México para el desarrollo de la ciencia, a lo que el doctor George Smoot señaló que en el país existe mucho talento, por lo que es necesario que el desarrollo de la tecnología no se centralice y agregó que ha solicitado a empresas como Honeywell que promuevan una especie de incubadora en la que se impulse y apoye a los talentos mexicanos.

Asimismo, señaló que nunca se planteó ganar el Premio Nobel, tan solo se consideraba afortunado en trabajar en sus investigaciones y ser el primer hombre en la tierra en descubrir nuevos aspectos del universo.

Otra de las preguntas que le pareció muy importante fue si él durante su formación profesional había sido el más sobresaliente de la clase y el Nobel indicó que no lo fue, ya que su verdadero interés, más que obtener buenas calificaciones fue aprender. Con el paso del tiempo se percató que el más exitoso será aquel que siga preparándose y esforzándose.

Mencionó que obtener el Premio Nobel le dio una validación, sin embargo, hay cientos de investigadores y personas en el mundo que han hecho grandes obras y no han obtenido un premio. En su caso particular, indicó que lo que le ha ayudado a obtener éxito es ser disciplinado y orgulloso de su trabajo.

Colisionador de Hadrones buscará origen del Universo. Méxicanos en el experimento.

Gerardo Herrera Corral, investigador del Departamento de Física del Cinvestav, propuso, diseño y construyó un nuevo detector en el experimento ALICE.
Gerardo Herrera Corral, investigador del Departamento de Física del Cinvestav, propuso, diseño y construyó un nuevo detector en el experimento ALICE.
  • La participación mexicana en la nueva corrida del Gran Colisionador de Hadrones se mantendrá como una de las más numerosas, al contar con más de 60 miembros en dos experimentos

Agencia Informativa CONACYT. A unos días del reinicio de operaciones del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), luego de dos años de estar apagado por mantenimiento, este incrementará su potencia casi al doble al pasar de 8 a 13 tera-electrón-volts, energía suficiente con la que esperan abrir nuevos horizontes en la física y estudiar más a fondo las partículas que ayuden a entender el origen del universo, señalaron científicos del Cinvestav.
En conferencia de prensa, comentaron que a partir de ese incremento de energía, el LHC podrá obtener hasta 40 millones de imágenes por segundo, con lo que será posible buscar partículas predichas en teorías físicas, y con ello explicar fenómenos relacionados con la materia oscura, antimateria y otras incógnitas.

CONACYT CernLos investigadores Gerardo Herrera Corral, Ildefonso León Monzón, Iván Heredia de la Cruz y Eduard de la Cruz Burelo explicaron que durante esta nueva etapa del LHC que durará tres años se harán chocar protones cada 25 nanosegundos, con lo que esperan obtener el bosón de Higgs de forma más pura.
Esta nueva escala de colisión ayudará a estudiar teorías físicas como la difractiva y la asimétrica. Para ello los científicos mexicanos han desarrollado nuevos detectores, tal es el caso de Gerardo Herrera Corral e Ildefonso León Monzón, pertenecientes al Cinvestav y a la Universidad Autónoma de Sinaloa, respectivamente.

Herrera Corral y León Monzón diseñaron un detector (AD) que ya fue instalado en ALICE (Gran Experimento de Colisionador de Iones) del LHC, con el objetivo de buscar nueva información en torno a la física difractiva, relacionada con la interacción entre protones que produce radiación sin perder sus características.

Por su parte, Iván Heredia de la Cruz y Eduard de la Cruz Burelo, ambos adscritos al Departamento de Física del Cinvestav y colaboradores del experimento CMS (Solenoide de Muones Compacto) otro de los grandes detectores del LHC, coincidieron en que esta nueva etapa permitirá a los investigadores acceder a una física nunca antes explorada.

La nueva corrida del Gran Colisionador está precedida de grandes logros no solo en materia científica, como es el caso de la reproducción del bosón de Higgs, sino también de aportes tecnológicos que ya benefician a la población general o están a punto de hacerlo.

Tal es el caso de los sistemas de almacenamiento virtual conocidos comúnmente como “la nube” o un software para teleconferencias con un uso limitado de banda ancha, los cuales nacieron gracias a necesidades de los científicos del Gran Colisionador de Hadrones.

“Otro producto tecnológico surgido a partir de experimentos desarrollados en el LHC es la radiografía a color, que puede ser de gran utilidad en el sector médico, y que actualmente está en fase de pruebas para que en breve pueda beneficiar en el diagnóstico de enfermedades”, señaló Gerardo Herrera Corral.

En el caso de los desarrollos nacionales, para el detector instalado en el experimento ALICE, los científicos mexicanos crearon una nueva técnica de polimerización para obtener el plástico centellador utilizado en el detector AD, mismo que fue patentada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.
Tanto los experimentos ALICE como CMS colaboran más de 60 mexicanos, entre investigadores y alumnos de maestría o doctorado. Incluso, uno de los estudiantes del Cinvestav que participa en el LHC, Alberto Hernández Alamada, fue uno de los siete becados por el premio Fundamental Physics Prize, lo que demuestra el nivel de los científicos nacionales.