La piedra de la locura

La línea recta es la trayectoria más simple y rápida para llegar de un punto a otro. Nada más elemental. Es una idea clara, concreta, comprobable e irrebatible, implantada en nuestro pensamiento más simple y también en el más profundo. Una idea que nos implantó el positivismo de fines del siglo XVIII, sí, aquel que nos abría las puertas y nos invitaba a subir literal y metafóricamente al “progreso” como una si fueran el paraíso mismo. Se le sumó la adopción de la “evolución” en su más pura noción darwinista. Nos hicieron pensar que así, con ese reduccionismo simplista, valga la redundancia, también funcionaba la humanidad.

La realidad, sin embargo, siempre es otra. Ni la evolución ni el progreso y, por ende, nada de lo que los seres humanos creamos y producimos, surge en el trayecto de esa línea recta. Por el contrario, lo más común es que esa figura que describa nuestra “evolución” o la de cualquiera de los productos (comerciales, culturales, económicos, de cualquier ámbito) generados por nuestra creatividad sea azarosa y laberíntica. Nuestro camino es, más bien, sinuoso y accidentado. Incluso la ciencia

Extracción de la piedra de la locura, El Bosco (detalle)

En una de esas curvas, en uno de esos accidentes muy peculiares se encuentra la historia de la lobotomía. En Portugal, el neurólogo Egas Moniz pensó que había pequeños corto circuitos en el cerebro, es decir, entre neuronas. Para evitar las conductas mal vistas por la sociedad (obsesivas, histéricas, maniáticas, enfermas: locas pues) en 1935 inventó un método para evitarlas: usar un leucotomo: una “tijera”, por decirlo así, para cortar las obstrucciones. La explicación médica puede ser, por supuesto, mucho más sofisticada, pero en términos prácticos y sencillos la lobotomía era una trepanación en el cerebro. Y tuvo un éxito tal, en apariencia, que para los años 40 la lobotomía era ya un procedimiento recurrente. En 1949 Moniz recibió el Premio Nobel de Medicina, convirtiéndose en el primer portugués en ganarlo, además de catapultarlo a la vida política lusitana.

Afortunadamente, los medicamentos sustituyeron a la lobotomía y se evitaron miles de daños cerebrales profundos. La lobotomía es un ejemplo de cómo esa línea de la evolución y el progreso no es nunca recta, incluso tiene sus terribles retrocesos. En ese mismo filo de la navaja podríamos poner muchas otras cosas, como los combustibles fósiles, la energía nuclear, la ingeniería en su uso armamentista, la explotación de los recursos naturales, etcétera.

A la luz de la historia, siempre en retrospectiva, es fácil encontrar los errores. Lo que hoy consideramos un acierto o de una solución puede ser después la causa de muchos errores. Así ha avanzado la ciencia y la humanidad de su mano. A tropezones. ¿Debemos seguir la línea recta ascendente y progresiva? ¿Hasta cuándo podemos tolerar los errores y los fracasos? Moniz no pudo evitar el plomo de uno de sus desequilibrados pacientes, enojado por no recibir sus medicamentos.

También los invito mi blog

Lente de contacto frena progresión de la miopía

Jaume Pauné, doctorado recientemente en Optometría y Ciencias de la Visión por la Universitat Politècnica de Catalunya, ha desarrollado una nueva lente de contacto que frena, hasta un 43%, la progresión de la miopía, modificando el enfoque a la periferia de la retina. Esta lente de contacto es fruto de su tesis doctoral, que ya ha patentado y fabricado por su cuenta.

La tesis doctoral de Jaume Pauné, dirigida por los profesores de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT) de la UPC Jesús Armengol y Luisa Quevedo, ha generado el diseño, la patente, la fabricación y la validación clínica de una nueva lente de contacto que frena, en un 43%, la progresión de la miopía.

Según Pauné, “no existe ninguna otra lente de contacto progresiva comercializada en el mundo con esta efectividad y, por este motivo, creo que tendrá un gran impacto inmediato, sobre todo entre la población más joven. La miopía se inicia hacia los nueve años de media y estimo que, aproximadamente, el 25% de los niños a los 13 años son miopes, llegando a valores del 45% en la población universitaria”.

La lente de contacto controla el desenfoque periférico para ralentizar la progresión de la miopía en niños y jóvenes. Este nuevo diseño se basa en una modificación continua de la potencia refractiva que difiere significativamente de los nuevos diseños utilizados.

La lente de contacto controla el desenfoque periférico para ralentizar la progresión de la miopía en niños y jóvenes

“Mi diseño está basado en estudios que han demostrado que, a pesar de que una persona vea bien de lejos, es decir, en sentido recto y enfrente, los laterales continúa viendo imágenes, pero borrosas. Este efecto hace que la miopía siga progresando. Por ello, la lente de contacto que he desarrollado es radicalmente diferente a las convencionales”, explica Pauné.

Las convencionales intentan corregir la miopía modificando el centro de la retina; mientras que las nuevas modifican la imagen en el centro y también en los laterales, es decir, en toda la extensión de la retina.

“De hecho”, concluye, “experimentos realizados en animales confirman que la imagen que se forma en la periferia de la retina es fundamental para el control de la miopía”.

Validación clínica

Pauné fabrica la nueva lente con materiales hidrofílicos y gas permeable y su óptica. El comportamiento de las nuevas lentes ha sido validado exhaustivamente en cinco estudios clínicos publicados en cuatro revistas científicas indexadas. Después de esta validación, la lente se ha patentado en España.

La eficacia de la lente hidrofílica ya ha sido probada con un centenar de pacientes que las han utilizado a lo largo de dos años.Los estudios clínicos se han realizado en las consultas de Fernández-Agrafojo y del propio Jaume Pauné (Centro Marsden), ubicadas en el Centro Médico Teknon; en la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa (FOOT) de la UPC, en el Centro de Desarrollo, Sensores y Sistemas (CD6) y en el Centro Universitario de la Visión (CUV) de la UPC, y en la Universidad do Minho (Portugal).

La miopía es un factor de riesgo

La miopía es el principal defecto de visión en el mundo y la quinta causa de ceguera, y uno de los principales factores de riesgo de la mayoría de enfermedades oculares graves asociadas directamente con la cantidad de dioptrías.

Según un estudio publicado recientemente en la revista científica Nature, la incidencia de la miopía en la población va en aumento. Por ejemplo, en algunos países asiáticos afecta hasta el 80% de la población estudiante activa, causando graves problemas de salud, con las consecuentes problemáticas socioeconómicas, de atención sanitaria y de equipamientos de correcciones ópticas.

Photo by Lee J Haywood

Descubren mecanismo celular para lucha contra el cáncer

Investigadores de la Universidad de Sevilla han descubierto que el retículo endoplasmático es el orgánulo celular donde se sintetiza un tipo específico de vesículas que participan en la formación de autofagosomas. Según el trabajo, este mecanismo, de gran importancia terapéutica, podría aplicarse en la lucha contra el cáncer o enfermedades neurodegenerativas,

<p>Juan L.Ribas, Veit Goder y Leticia Lemus en el SGI de Microscopía de la Universidad de Sevilla. / US</p>
Juan L.Ribas, Veit Goder y Leticia Lemus en el SGI de Microscopía de la Universidad de Sevilla. / US

En ausencia de vesículas en el retículo endoplasmático, la autofagia, un mecanismo esencial para la estabilidad celular que controla el balance adecuado de nutrientes y elimina los elementos dañados o sobrantes del interior de la célula, es drásticamente reducida. Desde el punto de vista de la salud, se trata de un mecanismo de gran importancia terapéutica, con potencial aplicación en la lucha contra el cáncer o enfermedades neurodegenerativas, entre otras patologías.

La autofagia desempeña un papel esencial en la obtención de nutrientes en condiciones de ayuno

“Trabajando con levaduras como organismo modelo hemos observado que en la membrana de estas vesículas especiales viaja un tipo de proteína SNARE que normalmente permanece en el retículo endoplasmático y que es esencial para la integración de estas vesículas en las membranas de los autofagosomas”, explica Veit Goder, profesor de la Universidad de Sevilla y autor principal del estudio junto a Leticia Lemus, estudiante de doctorado del programa de Biología Integrada de la US.

La autofagia desempeña un papel esencial en la obtención de nutrientes en condiciones de ayuno y en la degradación de orgánulos dañados, por lo que supone un mecanismo que permite a las células sobrevivir en condiciones de estrés.

Sin embargo, también se ha observado que es un modo alternativo de muerte celular programada durante el desarrollo y durante las enfermedades neurodegenerativas. “Conocer el funcionamiento más básico de la célula es imprescindible para avanzar en el conocimiento de este mecanismo”, defiende Goder.

Este trabajo, publicado en la revista Cell Reports, se ha desarrollado en colaboración con el Servicio General de Investigación (SGI) de Microscopía ubicado en el Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS) con análisis de microscopía electrónica y técnicas de fluorescencia.

Referencia bibliográfica:

Leticia Lemus, Juan Luis Ribas, Natalia Sikorska, Veit Goder. “An ER-Localized SNARE Protein Is Exported in Specific COPII Vesicles for Autophagosome Biogenesis”. Cell Reports 23 de febrero de 2016

Biosensor capaz de identificar cáncer oral en muestras de saliva

<p>La herramienta procesa la muestra de saliva directamente, sin procesar ni diluir. / <a href="https://www.flickr.com/photos/racchio/79247496/sizes/o/" target="_blank">Racchio</a>.</p>
La herramienta procesa la muestra de saliva directamente, sin procesar ni diluir. / Racchio.

Una pequeña muestra de saliva es suficiente para que el biosensor desarrollado por investigadores de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) analice la presencia de determinados biomarcadores –niveles que están alterados cuando existe algún tipo de tumor–.

De momento, la herramienta se ha probado con personas sanas pero los científicos esperan poder contrastarla con pacientes que presentan cáncer oral, es decir, tumores localizados en la boca, labios, lengua y glándulas salivales.

“La detección de dos biomarcadores minimiza la existencia de falsos positivos y negativos”, indica la científica

“El biosensor se basa en la captura selectiva de dos biomarcadores (la proteína IL-8 y su mRNA asociado) directamente de la muestra de saliva, sin procesar ni diluir, empleando dos tipos de partículas magnéticas previamente modificadas con bioreceptores adecuados”, explica José Manuel Pingarrón, catedrático del departamento de Química Analítica de la UCM y autor principal del estudio, publicado en Biosensors and Bioelectronics.

Trabajos previos han demostrado que los niveles de expresión de la proteína IL-8 y su mRNA en muestras de saliva están relacionados con la presencia de cáncer oral.

Además, otros estudios han confirmado que la detección simultánea de estos dos biomarcadores de distinta naturaleza (uno proteico y otro genético) permite elaborar un diagnóstico clínico más preciso.

“La detección de dos biomarcadores minimiza la existencia de falsos positivos y negativos”, apunta Susana Campuzano, investigadora de la UCM y coautora del trabajo. “La determinación de uno de ellos genético (el mRNA) permite, además, un diagnóstico más temprano”, añade.

Hasta el momento, ninguna herramienta había conseguido reunir en un mismo biosensor el análisis simultáneo de estos marcadores.

Los científicos avanzan que el dispositivo se podrá emplear para detectar cáncer de cabeza y cuello, al identificarse también con muestras de saliva. Pero además, confían en que pueda utilizarse para diagnosticar otros tipos de cáncer, al poder usarse en otros fluidos biológicos como suero, sangre u orina.

Referencia bibliográfica:

Torrente-Rodríguez RM, Campuzano S, Ruiz-Valdepeñas Montiel V, Gamella M, Pingarrón JM. “Electrochemical bioplatforms for the simultaneous determination of interleukin (IL)-8 mRNA and IL-8 protein oral cancer biomarkers in raw saliva”, Biosensors andBioelectronics 77, marzo 2016. DOI: 10.1016/j.bios.2015.10.016.

Descubren un código de señales que regula la duplicación del genoma

<p>La proteína SUMO con las regiones que se marcan con ubiquitina representadas en color verde. / CNIO</p>
La proteína SUMO con las regiones que se marcan con ubiquitina representadas en color verde. / CNIO

Hace tres años el equipo de investigadores liderado por Óscar Fernández-Capetillo, jefe del Grupo de Inestabilidad Genómica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), obtenía por primera vez una fotografía panorámica de las proteínas que participan en uno de los procesos más importantes y delicados de las células: la copia del material genético cuando hay división celular.

Fue entonces cuando observaron que aquellos lugares del genoma donde se copia el ADN estaban altamente enriquecidos en unas modificaciones de las proteínas muy particulares, las SUMOilaciones, y empobrecidas en otras llamadas ubiquitinaciones, sin entender el porqué.

La continuación del trabajo, publicado hoy en la revista Nature Structural & Molecular Biology, revela cómo el balance entre estas marcas químicas en estas regiones es, de hecho, fundamental para la división del material genético.

“USP7 actúa como un guardia urbano que regula las marcas o señales de tráfico cerca del replisoma”

Durante este proceso, la proteína USP7 viaja con el séquito de moléculas que forman parte del replisoma —conjunto de proteínas que participan en el proceso de copia del ADN—, y elimina marcas de ubiquitinación de las proteínas del complejo, explicando así la baja concentración de ubiquitina en estas zonas.

“USP7 actúa como un guardia urbano que regula las marcas o señales de tráfico cerca del replisoma. Eliminando ubiquitinas evita que las proteínas del replisoma sean expulsadas, favoreciendo así su concentración y el proceso de copia del ADN”, explica Fernández-Capetillo.

Señales de tráfico en las zonas de copia del ADN

Como describía el equipo en el anterior trabajo, los replisomas contienen hasta 50 proteínas distintas que participan en el delicado proceso de copia del material genético. Unas proteínas abren la doble hélice de ADN, otras lo retuercen para favorecer la copia, otras lo estabilizan, etc., y todas ellas se desplazan a la vez por el genoma para asegurar su copia completa.

Para entender el papel de USP7 y su acción de tijera sobre las marcas de ubiquitina durante el proceso de copia del ADN, los investigadores utilzaron herramientas de proteómica avanzada.

“Sabíamos que las proteínas del replisoma podían tener ambas modificaciones simultáneamente [ubiquitinaciones y SUMOilaciones], pero no sabíamos cómo funcionaban”, subraya Fernández-Capetillo. “Ahora sabemos que la acción de USP7 elimina las marcas de ubiquitina sobre aquellas proteínas que están también SUMOiladas en las zonas de replicación, lo que explica por qué hay concentraciones bajas de ubiquitina y altas de SUMO”.

Este balance entre SUMO y ubiquitina establece un código que regula la concentración de proteínas en el replisoma. “Si una proteína está SUMOilada se enriquece en el replisoma, pero si además está ubiquitinada es expulsada. Se trata de un código de señales o banderas que regula la concentración de factores en la zona de copia del ADN”, aclaran los investigadores.

Actualmente se están analizando en fases preclínicas inhibidores de USP7 como posibles anticancerígenos

Aparte del interés académico, estos estudios son relevantes en quimioterapia. Actualmente se están analizando en fases preclínicas inhibidores de USP7 como posibles anticancerígenos.

“El modelo que se había propuesto es que los compuestos incrementan los niveles de p53, provocando así el suicidio de las células tumorales. Nuestros datos indican que USP7 es esencial para la replicación del genoma en células con o sin p53”.

Con estos datos en mano, los autores alertan que estas moléculas pueden no ser específicas contra los tumores. “Creemos que inhiben el proceso de división celular independientemente de si las células son tumorales o sanas, por lo que habría que reconsiderar su uso para el tratamiento del cáncer de cara a futuro”.

El estudio es el resultado de un trabajo de colaboración en el que han participado otros grupos del CNIO, como el Grupo de Replicación de ADN, liderado por Juan Méndez, la Unidad de Proteómica, liderada por Javier Muñoz, y el grupo de Andrés López-Contreras de la Universidad de Copenhague.

Referencia bibliográfica:

Emilio Lecona, Sara Rodriguez-Acebes, Julia Specks, Andres J Lopez-Contreras, Isabel Ruppen, Matilde Murga, Javier Muñoz, Juan Mendez, Oscar Fernandez-Capetillo. USP7 is a SUMO deubiquitinase Essentials for DNA replication. Nature Structural & Molecular Biology (2016). DOI: 10.1038/nsmb.3185

La investigación ha sido financiada por el Ministerio de Economía y Competitividad, el Howard Hughes Medical Institute, el Consejo Europeo de Investigación y la Fundación Botín y Banco Santander, a través de Santander Universidades.

Photo by JohnJobby

“Huesos de cristal”, entre las enfermedades raras más prevalentes

Por Manuel Joaquín de Nova García. Más de tres millones de personas en España sufren enfermedades raras. A pesar de tener una baja prevalencia entre la población –las padecen menos de cinco personas por cada 10.000 habitantes– estas dolencias son muy numerosas, cerca de 7.000 según la Organización Mundial de la Salud, y afectan al 7% de la población mundial.

Su principal lacra es que se trata de enfermedades mal conocidas, que requieren estudios muy especializados y un seguimiento multidisciplinar, donde se coordinen centros y servicios. Y es precisamente aquí donde la universidad puede aportar un marco único para su resolver estos problemas.

Hace unos meses, bajo los auspicios de la Asociación Huesos de Cristal de España (AHUCE), se celebró el primer simposio universitario Complutense sobre osteogénesis imperfecta. Se hacía así realidad la ilusión de acoger en la universidad la llamada de un colectivo que representa a afectados de una enfermedad poco común.

La osteogénesis imperfecta, más conocida como la enfermedad de los huesos de cristal, es una dolencia genética del tejido conectivo asociada con fragilidad ósea y una gran susceptibilidad a las fracturas con un trauma mínimo. Se estima que en España puede haber entre 3.000 y 4.600 personas afectadas, aunque los casos más leves podrían estar sin diagnosticar.

“La función social de la universidad se hizo realidad cuando los coloquios contribuyeron al acercamiento de familiares y afectados con los ponentes”

Su tratamiento se apoya en tres pilares primordiales: medicina, cirugía y fisioterapia. A ellos se une la odontología por las repercusiones orales que sufren quienes la padecen, con dentinogénesis imperfecta o alteraciones del desarrollo craneofacial, entre otros síntomas.

Una obligada función social

Centrándonos en los pacientes, en las jornadas que celebramos en la facultad de Odontología de la UCM, además de científicos de primer nivel, participaron pacientes y estudiantes de diferentes grados de ciencias de la salud –medicina, terapia ocupacional, fisioterapia, enfermería y odontología–, implicados en el manejo multidisciplinar de esta enfermedad tan poco conocida. Ellos deben recoger la antorcha del conocimiento que de forma tan alegórica representa la estatua que preside la plaza de nuestra facultad.

Pero sin duda, lo que consideramos más enriquecedor del simposio fue la gran asistencia de personas que, ajenas al ámbito educativo, mostraron un enorme interés y dieron sentido a lo que se debatía.

La función social de la universidad se hizo realidad cuando los coloquios entre sesiones contribuyeron al acercamiento de familiares y afectados a los ponentes, planteándoles cuestiones directamente relacionadas con una mejora en su calidad de vida. Ojalá, que entre todas las ponencias hayamos dado un pequeño paso que contribuya a este objetivo, el que verdaderamente da sentido a todos los encuentros científicos.

El ámbito universitario fue, además de un foro científico, un lugar de encuentro y convivencia, que permitió a los más pequeños, afectados por la dolencia, su primera experiencia universitaria, con el consiguiente asombro de los estudiantes de odontología. Estos cedieron el aula que utilizan para sus prácticas clínicas simuladas a los niños a modo de guardería, mientras sus padres asistían a las jornadas, enriqueciéndose mutuamente. 

Manuel Joaquín de Nova García es profesor del departamento de Estomatología IV de la Universidad Complutense de Madrid y fue el coordinador del “Simposio Universitario: la osteogénesis imperfecta, análisis multidisciplinar”.

Confirman que el zika puede causar síndrome de Guillain-Barré

El análisis de muestras de sangre de 42 pacientes con síndrome de Guillain-Barré (GBS) durante el brote de zika en la Polinesia francesa aporta la primera evidencia de que el virus podría causar este trastorno neurológico grave. Los datos se publican en la revista The Lancet.

Así, las cifras del estudio indican que si 100.000 personas fueron infectadas con el virus del Zika, 24 desarrollarían GBS, un síndrome poco común –generalmente provocado por una infección– que hace que el sistema inmunitario ataque el sistema nervioso periférico. En toda Europa y América del Norte, cada año afecta aproximadamente a 1-2 personas de cada 100.000.

“Este es el primer estudio que examina a un gran número de pacientes que desarrolló Guillain-Barré después de la infección por zika y evidencia que el virus puede causarlo”, explica Arnaud Fontanet, autor principal y profesor del Instituto Pasteur de París (Francia).

Como añade Fontanet, “la mayoría de los pacientes con GBS informaron de que habían experimentado síntomas de la infección por zika un promedio de seis días antes de cualquier síntoma neurológico, y en todos ellos se detectaron anticuerpos contra el virus”.

La mayoría de los pacientes con GBS experimentaron síntomas de infección por zika un promedio de seis días antes de cualquier síntoma neurológico

Entre octubre de 2013 y abril de 2014, la Polinesia francesa experimentó el mayor brote por zika registrado hasta el momento. Se estima que unos 32.000 pacientes consultaron a un médico por la sospecha de una infección y 42 pacientes fueron diagnosticados con Guillain-Barré entre noviembre de 2013 y febrero de 2014.

La infección por el virus del Zika se asocia con síntomas como fiebre, erupción cutánea, dolor en músculos y articulaciones, y conjuntivitis. El actual brote en América Central y América del Sur fue seguido por un aumento de los informes de casos de microcefalia y GBS, lo que ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a declarar una emergencia mundial.

Anticuerpos como marcadores de enfermedad

Los 42 pacientes con GBS diagnosticados en el Centro Hospitalario de la Polinesia francesa en Papeete (Tahití) se compararon con dos grupos control: el primero, emparejado por edad, sexo e isla de residencia, y constituido por 98 pacientes que acudieron al mismo hospital pero no tenían fiebre; y el segundo, con 70 pacientes que dieron positivo en el virus del Zika, pero no desarrolló síntomas neurológicos asociados con GBS.

La mayoría de los pacientes con Guillain-Barré (el 88%) informó de síntomas de la infección por zika aproximadamente seis días antes de la aparición de síntomas neurológicos. Aunque ninguno dio positivo por la infección, los análisis de sangre mostraron que 41 (el 98%) portaban anticuerpos contra el virus, y todos (100%) tenían anticuerpos neutralizantes. En comparación, solo 54 (el 56%) de los pacientes sin fiebre –grupo 1 de control– portaban anticuerpos neutralizantes contra el virus del Zika.

Como en este grupo de islas también son comunes los brotes por dengue, los investigadores querían comprobar si este virus es un factor de riesgo adicional de GBS. La mayoría de los pacientes con Guillain-Barré (el 95,2%) tenían signos de infección anterior por dengue, al igual que la mayoría de los pacientes de los dos grupos de control. Por ello, los autores determinan que, en este caso, la infección por dengue no aumentó el riesgo de GBS entre los pacientes infectados por zika.

24 Guillain-Barré por 100.000 zikas

Los 42 pacientes fueron diagnosticados con un tipo de GBS llamado ‘neuropatía motora axonal aguda’ (AMAN), aunque pocos portaban los marcadores biológicos asociados típicamente con esta variante, lo que sugiere un mecanismo desconocido de la enfermedad. En general, los pacientes se recuperaron más rápido de lo que se espera con el síndrome.

De ellos, 16 (el 38%) fueron ingresados en la unidad de cuidados intensivos del hospital y 12 (el 29%) requirieron asistencia respiratoria. En promedio, los pacientes fueron hospitalizados durante 11 días, pero los que se encontraban en cuidados intensivos permanecieron durante más tiempo (51 días). Tres meses después del alta hospitalaria, 24 (57%) de los pacientes fueron capaces de caminar sin ayuda. Ninguno de los pacientes murió.

“Nuestros resultados apoyan que el zika debe añadirse a la lista de agentes patógenos infecciosos susceptibles de causar Guillain-Barré”, concluye

Basándose en los datos de contagio del virus del Zika del 66% en la Polinesia francesa, los autores estiman que el riesgo de síndrome de Guillain-Barré en la población general durante el brote fue de 0,24 por cada 1.000 infecciones por zika, o lo que es lo mismo, 24 personas por 100.000 infecciones.

“Aunque se desconoce si las tasas de epidemia del zika serán tan altas en las regiones afectadas en Sudamérica como en las Islas del Pacífico, se puede esperar un alto número de casos de GBS en los próximos meses. Nuestros resultados apoyan que el virus del Zika debe añadirse a la lista de agentes patógenos infecciosos susceptibles de causar Guillain-Barré”, concluye Fontanet.

Datos insuficientes

En un comentario publicado en la misma revista, David W Smith, profesor de la Universidad de Australia Occidental, subraya que se debe tomar precaución ya que los datos son todavía escasos y no se sabe si el actual virus del Zika es idéntico a la de brotes anteriores, si se comportará exactamente de la misma forma en una población con genética e inmunidad diferente, o si también interviene algún otro factor o infección.

“El zika se puede añadir a nuestra lista de virus que puede causar el síndrome de Guillain-Barré, y la investigación de estos casos debe incluir pruebas para zika cuando haya una posibilidad de infección por ese virus”, sostiene. “Aún queda por determinar si se conseguirá demostrar que este virus presenta un riesgo mayor de causar síndrome de Guillain-Barré que sus primos los flavivirus”, subraya el experto.

Referencia bibliográfica:

Van-Mai Cao-Lormeau, Alexandre Blake, Sandrine Mons, Stéphane Lastère, Claudine Roche, Jessica Vanhomwegen, Timothée Dub, Laure Baudouin, Anita Teissier, Philippe Larre, Anne-Laure Vial, Christophe Decam, Valérie Choumet, Susan K Halstead, Hugh J Willison, Lucile Musset, Jean-Claude Manuguerra, Philippe Despres, Emmanuel Fournier, Henri-Pierre Mallet, Didier Musso, Arnaud Fontanet, Jean Neil, Frédéric Ghawché. “Guillain-Barré Syndrome outbreak associated with Zika virus infection in French Polynesia: a case-control study”. The Lancet. February 29, 2016. http://dx.doi.org/10.1016/S0140-6736(16)00562-6.

Photo by Ekso Bionics

El transporte activo tiene un alto impacto sobre la salud

<p>Bicicleta y peatones en la ciudad de Barcelona. / Flickr Diluvi (CC)</p>
Bicicleta y peatones en la ciudad de Barcelona. / Flickr Diluvi (CC)

Las políticas que estimulan el transporte activo (a pie y en bicicleta) se han relacionado con beneficios para la salud. Este estudio, liderado por científicos del Centro de ​Investigación en ​Epidemiología Ambiental (CREAL), centro aliado de ISGlobal y publicado en PLOS ONE, ha tenido como objetivo evaluar los posibles riesgos y beneficios para la salud de la promoción del transporte activo para ir al trabajo.

Los expertos han llevado a cabo una evaluación del impacto en la salud en dos escenarios, el aumento del uso de la bicicleta y caminar más, en la población de grupos de edad comprendidos entre los 16 y los 64 años en seis ciudades europeas.

Lo que se estimó fue la mortalidad por cualquier causa relacionada con los cambios en el nivel de actividad física, la exposición a la contaminación atmosférica por material particulado fino con un diámetro inferior a las 2,5 micras, así como las muertes de tráfico en las ciudades de Barcelona, ​​Basilea, Copenhague, París, Praga, y Varsovia. Ambos escenarios analizados produjeron beneficios para la salud en las seis ciudades.

Los investigadores hallaron que un aumento del uso de la bicicleta de un 35% de todos los viajes (como en Copenhague) producía los beneficios más altos entre los diferentes escenarios analizados en Varsovia con una media de 113 muertes anuales evitadas, 61 en Praga, 37 en Barcelona y París y unas 5 en Basilea.

“Un aumento en viajes a pie del 50% (como en París) dio como resultado 19 muertes de media evitadas anualmente en Varsovia, 11 en Praga, 6 en Basilea, 3 en Copenhague y Barcelona. Los escenarios estudiados también mostraron una reducción en las emisiones de dióxido de carbono en las seis ciudades de 1.139 a 26.423 toneladas por año”, explica David Rojas, investigador de CREAL e ISGlobal y primer autor de este estudio.

Las políticas de transporte activo pueden resultar en beneficios para la salud

Las políticas para promover el transporte activo puede producir beneficios para la salud, pero estas dependen de las características actuales de las ciudades. El aumento de la colaboración entre los diferentes profesionales de la salud, los especialistas en transporte y los planificadores urbanos ayudará a introducir la perspectiva de la salud en las políticas de transporte y promover el transporte activo.

Este estudio pone de relieve la importancia de las características existentes en las ciudades en la determinación de los impactos sobre la salud de las políticas de transporte activo. Características como los niveles de actividad física de base en la población, la seguridad del tráfico o la calidad del aire, puede aumentar o disminuir los beneficios asociados con las políticas de transporte activo. “Estas políticas producirán mayores beneficios para la salud cuando se centran en la población más sedentaria o en los modos de transporte más sedentarios. Es decir, los automóviles”, comenta Mark Nieuwenhuijsen, coordinador del estudio TAPAS.

“La aplicación de las políticas de transporte activo con una mejora en la seguridad del tráfico, particularmente para los modos de transporte activo, dará lugar a mayores beneficios netos para la salud. Y la mejora de la calidad del aire junto a la implementación de una política de transporte activo también reducirá los riesgos para los ciclistas y peatones, así como para todos los demás ciudadanos, y aumentará los beneficios de las intervenciones para la salud”, especifica Rojas. Según los investigadores, estas características deben ser tomadas en cuenta por los creadores de políticas, ONGs, ciudadanos y los evaluadores de riesgos en la elaboración de políticas.

No obstante, estas políticas deben considerar en primer lugar los actuales niveles de seguridad de tráfico en la ciudad y diseñar intervenciones apropiadas de seguridad para ciclistas y peatones para que produzcan los mayores beneficios netos para la salud. “Se necesita aplicar unas políticas de transporte que integren una perspectiva de salud en los entornos urbanos. Para lograr esto, se necesita una colaboración estrecha y fuerte entre los profesionales de la salud, los especialistas en transporte y los planificadores urbanos en las ciudades”, concluye Nieuwenhuijsen.

Sin un tratamiento más eficaz, 200.000 personas morirán por chagas en cinco años

<p>Niños bolivianos observan insectos vinchuca, transmisor de la enfermedad de chagas. / Efe</p>
Niños bolivianos observan insectos vinchuca, transmisor de la enfermedad de chagas. / Efe

BENEFIT (“Benznidazole Evaluation for Interrupting Trypanosomiasis”), un ensayo internacional, multicéntrico, doble ciego y controlado con placebo, se inició hace más de 10 años con el objetivo de determinar si las 1,2 millones de personas con complicaciones cardiacas por chagas crónico podrían beneficiarse del tratamiento con benznidazol. La respuesta parece ser “no”, según un artículo publicado por la Coalición Global de la Enfermedad de Chagas en la revista Plos NTDs.

El estudio no demostró un incremento del beneficio del tratamiento en las complicaciones cardiacas, subrayando la necesidad de revisar las estrategias actuales para la quimioterapia antiparasitaria en pacientes con cardiopatía chagásica ya establecida. Además, 17-18% de los pacientes tanto del grupo tratado como del grupo placebo murieron en un periodo de cinco años, lo cual significa que unas 200.000 pacientes morirán de cardiomiopatía en los próximos cinco años.

Esta cifra es comparable al número de mujeres en EE UU que morirán de cáncer de mama en el mismo periodo. Sin embargo, a diferencia del cáncer de mama, hay poco apoyo para la investigación y desarrollo en torno a la enfermedad de Chagas.

A pesar de los resultados negativos, el ensayo BENEFIT identifica varios temas que requieren de investigación urgente, como el mejor régimen para el benznidazol, el desarrollo de biomarcadores para predecir el desenlace clínico, y el papel de otras infecciones o enfermedades no transmisibles en el tratamiento de pacientes con infección crónica por Trypanosoma cruzi. Así mismo, presenta nuevas oportunidades para evaluar la próxima generación de formulaciones y fármacos actualmente en desarrollo.

Este estudio es un claro llamamiento para intensificar los esfuerzos en el diagnóstico, tratamiento e investigación de la enfermedad de Chagas

“La nueva información proporcionada por el ensayo BENEFIT resalta la urgencia en desarrollar mejores tratamientos para las millones de personas que viven actualmente con la enfermedad”, declara Peter Hotez, autor del artículo y director de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Baylor College of Medicine.

Para Joaquim Gascon, director de la Iniciativa de Chagas en el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), “el estudio enfatiza la necesidad de iniciar el tratamiento en fases más precoces de la enfermedad.”  Lo más importante, concluyen los autores, es que se trata de un claro llamamiento para intensificar los esfuerzos en el diagnóstico, tratamiento e investigación de la enfermedad de Chagas.

XII Taller sobre la Enfermedad de Chagas

La presentación de los resultados del estudio BENEFIT abrirá la XII edición del Taller sobre la Enfermedad de Chagas, un espacio clave para debatir sobre los últimos avances en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad y que tendrá lugar el próximo 3 de marzo en Barcelona.

Aprovechando la visita de expertos internacionales en la materia, la ciudad de Barcelona acogerá diversos actos relacionados con la investigación y el manejo de la enfermedad. El día 2 de marzo se realizará una reunión de la red iberoamericana NHEPACHA (Nuevas Herramientas para el Diagnóstico y la Evaluación del Paciente con Enfermedad de Chagas), mientras que el 4 de marzo tendrán lugar los encuentros respectivos de la Coalición Global de la Enfermedad de Chagas y de FIND.

Cifras sobre la enfermedad

  • 5,7-9,4 millones de personas viven con la enfermedad de Chagas
  • Menos de 1% de ellas tiene acceso a diagnóstico y tratamiento
  • Más del 50% de personas infectadas viven en los países más ricos de América Latina   (Argentina, Brasil y México)
  • Cientos de miles de personas infectadas viven en EE UU y Europa, donde la transmisión del parásito ocurre a través de donaciones de sangre y órganos, y de madre a hijo.

www.coalicionchagas.org www.infochagas.org

Agresiones a personal de urgencias ocasionan estrés postraumático

<p>Una de las intervenciones del SUMMA 112 en Madrid. / SUMMA 112</p>
Una de las intervenciones del SUMMA 112 en Madrid. / SUMMA 112

Los profesionales de los servicios de urgencias están expuestos a agresiones físicas y verbales, tanto de los pacientes como de sus acompañantes. En un estudio dirigido por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), el 89% de los trabajadores del SUMMA 112 (Madrid) que habían sufrido agresiones presentó síntomas de estrés postraumático con posterioridad.

Es una de las conclusiones del primer trabajo realizado en España sobre las agresiones que sufren los profesionales de urgencias extrahospitalarias –aquellas que se practican fuera de los recintos hospitalarios, como son los domicilios, la vía urbana y los Servicios de Urgencias de Atención Primaria–.

El 34,5% había sufrido algún tipo de agresión física y el 76,2% había sido objeto de insultos o calumnias

La investigación se llevó a cabo en 358 médicos, enfermeros y técnicos en emergencias sanitarias que trabajaban en el SUMMA 112. Todos aseguraron haber experimentado alguna agresión a lo largo de su vida profesional. La mayoría tenía un contrato de trabajo estable y una media de experiencia de 18 años. El 63,7% eran hombres, el 36,3%, mujeres y la media de edad era de 44 años.

El estudio, publicado en Journal of Interpersonal Violence, revela que el 34,5% había sufrido algún tipo de agresión física y el 76,2% había sido objeto de insultos o calumnias. “Este hecho se considera como un aspecto más de su trabajo”, mantiene Mónica Bernaldo de Quirós, investigadora principal del proyecto –financiado por la Fundación Mapfre– y profesora de la facultad de Psicología de la UCM.

Mediante cuestionarios, los profesionales detallaron las agresiones que habían sufrido trabajando, indicando su grado de gravedad. El 34,2% había recibido tanto agresiones físicas como verbales. Las amenazas, insultos y comportamientos desafiantes fueron las que más angustia originaron, en un 85% de los casos.

Síntomas en la mayoría 

Los participantes respondieron también a una escala de evaluación de estrés postraumático donde se evaluaban los síntomas y se determinaba si sufrían o no el trastorno. Los síntomas más comunes fueron recuerdos angustiosos y repetitivos de lo ocurrido, especialmente si la agresión se había vivido con miedo, horror e indefensión. Aunque la mayoría presentó síntomas, el trastorno solo lo desarrolló el 2,2%.

“Según el estudio, el desarrollo de un trastorno de estrés postraumático parecía estar relacionado con la percepción de severidad. Hay que tener en cuenta que la mayor parte de las agresiones físicas no eran graves”, señala la investigadora de la UCM. Los autores no han encontrado ningún perfil que se asocie a un mayor riesgo de padecer la patología.

 La mayor parte de las agresiones no son denunciadas por no ser consideradas graves

Aunque los datos no se pueden extrapolar a todos los servicios de urgencia extrahospitalarios españoles, sí son un indicador de lo que sucede en este ámbito. “El SUMMA 112 es el mayor servicio de urgencias extrahospitalarias de Europa y uno de los mayores en el mundo, por lo que puede ser un buen indicativo de la problemática existente en este sector”, afirma Bernaldo de Quirós.

Los autores alertan de que, a pesar de los registros de agresiones y protocolos de actuación que existen en varias comunidades autónomas, la mayor parte de las agresiones no son denunciadas por no ser consideradas graves. “La atención psicológica a los profesionales es prácticamente inexistente”, denuncian.

Referencia bibliográfica:

M. Mar Gómez-Gutiérrez, Mónica Bernaldo-de-Quirós, Ana T. Piccini, Jose C. Cerdeira. “Posttraumatic Stress Symptomatology in Pre-Hospital Emergency Care Professionals Assaulted by Patients and/or Relatives: Importance of Severity and Experience of the Aggression”, Journal of Interpersonal Violence, diciembre 2015 (versión impresa). DOI: 10.1177/0886260514555370.