Conoce qué está pasando en el PAN.

Por Edmundo Cancino

El discurso del PAN se ha vuelto contradictorio porque privilegia la estrategia por sobre la ideología. En el debate entre Margarita y Ricardo Anaya no se sintió que estaba en juego una ideología, un modo de pensar México, una manera de conducir la nación y sus estados. Lo que se sintió que está en juego son estrategias, métodos de elección interna, artimañas para poner zancadilla al enemigo.

Comió más pinole quien tuvo más saliva. Pero a final de cuentas, ganase un grupo u otro, en el fondo sigue existiendo un partido que privilegia la estrategia sobre la ideología.

La descomposición del PAN se deriva del momento mismo en que aceptó privilegiar la táctica por sobre el pensamiento. Nació como un partido demócrata cristiano, luego se convirtió en un partido de la clase empresarial nacional. Cuando llegó a la presidencia no defendió ni sus posturas religiosas ni sus posiciones empresariales nacionalistas, más bien respaldo la economía trasnacional.

En efecto, cuando llegó al poder presidencial, el PAN cumplió su objetivo de reducir el aparato de producción del Estado, una acción que ya habían emprendido los gobiernos priistas de De La Madrid y Salinas. Pero en lugar de fortalecer la empresa nacional (mediana o pequeña) lo que hizo fue debilitarla y dejarla como pequeños empleados de las trasnacionales. La poca empresa mexicana que se fortaleció no lo hizo por mejorar la economía nacional, sino se convirtió en monopólica con el consentimiento de los gobernantes.

A la pérdida del discurso democristiano y de la empresa nacional, el PAN le sumó otro defecto: se desfiguró como un partido claramente antipriista. Cuando el PAN llegó a la presidencia de la República conservó intacta la estructura priista con todo y sus vicios. Desde la presidencia de la República panista, se dejó que los gobernadores priistas destrozaran la organización municipal de los azules. No fueron pocos los panistas de diferentes municipios con quienes platiqué y más o menos me hacían el siguiente comentario: acuerdo mejor con el gobernador priista, que con el presidente de la república panista.

Perdida su vocación ideológica y extraviados en la identificación del adversario, los panistas cayeron en el pleito interno por el poder del partido. Con Calderón se demostró que la sucesión presidencial no vendría por la imposición del presidente en turno. El candidato presidencial nacería de quien tuviera el control del partido. Este fue el modo como Calderón militante se impuso a Fox presidente. Este es el modo en que Ricardo Anaya se impone a los Calderón.

En medio del extravío de las ideas que defendían, los panistas confiaron todo a la estrategia. Y su estrategia no consistía en fortalecer más al PAN, sino en buscar aliados y hacer acuerdos para conservar el poder. Conocí al PAN muy débil electoralmente. Incluso, ni regidores tenía. Pero a pesar de esa debilidad, conservó su idea de jamás pactar con quien tuviese una ideología o estrategia diferente. Hoy, el PAN es fuerte, tiene gubernaturas, expresidentes de la República y una gran cantidad de alcaldes. A pesar de eso, se siente tan débil que requiere de otras fuerzas para caminar.

Hoy día, en los municipios donde habrá elecciones, veo la discusión de los integrantes del Frente y es la misma que los dirigentes nacionales: quien tenga más saliva, comerá más pinole. En ninguna discusión figuran las ideas de la derecha, del centro y de la izquierda. La discusión para elegir candidatos y programas de gobierno estatal, municipal o legislativo se basa en un solo punto: yo tengo más canicas que tú y por lo tanto yo pongo al candidato. Y le responde el otro: pero sin mí no ganas, o bien tú traes más votos pero yo tengo mejor candidato, etcétera, etcétera hasta perderse en el mundo de la estrategia sin ningún rumbo ideológico, mucho menos un programa serio para enfrentar los difíciles problemas del país.

La ideología de centro derecha sigue vigente. Será cuestión de meses ver qué partido o qué candidato independiente se apropia de la misma. El PAN la puede retomar, pero está contra reloj y no se vislumbra quién pueda encabezar ese discurso. 

PAN, apoyado por PRD y MC, se mete a la pelea presidencial del 2018

Ciudad de México a 5 de Septiembre.- Este día quedó formalmente constituida la tercera fuerza electoral que tendrá una incidencia de primer nivel en las próximas elecciones presidenciales, de senadores, de diputados federales, gobernadores y autoridades electorales para el 2018.

Se trata de una coalición que a todas luces será encabezada por el PAN y en la que Ricardo Anaya resulta ser el personaje político más favorecido. No sólo porque la coalición lo ayuda a resolver conflictos internos al interior del PAN, sino también porque la unión con el PRD y con Movimiento Ciudadano los vuelve competitivos en el proceso presidencial.

De acuerdo a las primeras estimaciones el partido más fortalecido a nivel nacional será el PAN, y tanto el PRD como Movimiento Ciudadano recibirán un impulso en proceso electorales locales. Por ejemplo, el PRD puede resultar fortalecido en la Ciudad de México, en el Estado de Morelos y en Tabasco donde habrá renovación de gobernador el próximo año. A su vez, el partido Movimiento Ciudadano resultará fortalecido en el Estado de Jalisco en donde buscará dos cosas: la gubernatura y los votos necesarios para conservar su registro nacional pues en otros estados de la República se encuentra completamente caído.

Aún cuando existe la promesa de que la candidatura presidencial podría ser ciudadana o que algún miembro del PRD o amigo del PRD podría competir, todo hace ver que el gran fortalecido será Ricardo Anaya. Aún faltará por verse qué reacción tendrán personajes como el gobernador de la Ciudad de México,. Miguel Ángel Macera, y el gobernador de Michoacán, quienes aspiraban seriamente a ser candidatos presidenciales. Se ve muy difícil que tengan la fuerza necesaria para contrarrestar lo que ya se avecina: la fortaleza del PAN con Ricardo Anaya.

Con este Frente, también fracasa el esfuerzo del PRI por mantener separados al PAN y al PRD y tratar de llevar un enfrenamiento exclusivamente con morena. El PRI fue el partido que más insistió en que el frente no se registrará. En los últimos meses tanto Ricardo Anaya como ALejandra Barrales sufrieron duros ataques pues fueron los principales promotores del frente.

Este día, ante el INE, Ricardo Anaya, acompañado de Alejandra Barrales y Dante Delgado, presentaron su carta de intención de crear una coalición electoral que se llamará Frente Ciudadano por México y que a todas luces tiene cuatro objetivos: 1.- Fortalecer a Ricardo Anaya y sus aspiraciones a ser presidente de México. 2.- Frenar el avance de Andrés Manuel López obrador y su partido morena. 3.- Refrendar el poder del PRD en algunos estados como la Ciudad de México, Morelos y Tabasco. 4.- Fortalecer la presencia de Movimiento Ciudadano en Jalisco y ayudarlo a obtener un tres por ciento de los votos para conservar su registro.

Durante la firma del acuerdo con el que se crea el Frente Ciudadano por México, en el Instituto Nacional Electoral, Ricardo Anaya detalló que el régimen político, económico y social actual está agotado y ya no le sirve a nadie, ni siquiera a quienes hoy están en el poder.

“Hoy, el PAN participa en este frente con la firme convicción de recuperar nuestro talante social, nuestra opción preferencial por los pobres. Hoy, nos afirmamos decididamente por los que menos tienen, convencidos de que el Estado debe intervenir de manera activa para promover la solidaridad entre los que más saben, más pueden y más tiene, con los que ni saben ni pueden ni tienen”.

Recibieron la solicitud de acuerdo el presidente del INE, Lorenzo Córdova, y los consejeros Benito Nacif, Pamela San Martín, Marco Antonio Baños y Ciro Murayama.

Dentro del menú que se ofertará a los electores para el 2018, ya nada más falta ver qué ofrecen los candidatos independientes. Si estos se unen o se pulverizan en una serie de candidaturas que no los llevará a nada.

Barrales: estamos conscientes de las diferencias ideológicas

Alejandra Barrales, previendo las críticas que se pueden venir por la unión con el PAN, dijo que “Estamos plenamente conscientes de las diferencias ideológicas que identifican a cada uno de los partidos que hoy estamos aquí presentes, no pretendemos mimetizarnos, si buscamos unirnos porque lo que está en juego hoy es algo que va más allá de lo electoral. Nuestro interés se ubica en la construcción de un país y es ahí donde hemos puesto el acento, y es ahí donde tienen sentido los acuerdos que hoy nos convocan”.

“Desde el primer momento en el que imaginamos, ideamos este Frente Ciudadano por México, tuvimos muy claro que no se trataba de ceder espacios, sino de unir fuerzas, no se trataba de hacer concesiones, mucho menos de desdecirnos de la identidad con la que cada uno de nuestros partidos nacieron”.

En el evento del INE, la presidente del PRD nacional dijo que “El compromiso que estableceremos es trabajar de manera coordinada por la transformación del país”, indicó.

Aclaró que no es un momento electoral sino una determinación política, “los tiempos para registrar figuras o intenciones electorales no están dados, serán en otro momento”, apuntó.

La dirigente perredista sostuvo que no es momento de hablar de candidaturas, “vamos a trabajar para de inmediato construir la agenda, el programa y después pasar al tema de la candidatura”, concluyó.

PAN dice sí al PRD, y Ricardo Anaya fortalece sus aspiraciones

Desde mediados de este año, Ricardo Anaya y Alejandra Barrales tomaron la decisión de juntar al PRD con el PAN. Hoy esa alianza se ha concretado. El principal beneficiario parece ser el panista quien de este modo reafirma su aspiración de ser candidato presidencial

Ciudad de México, a 4 de septiembre.-Este día el PAN ratificó formalmente su decisión de estar junto con el PRD en las elecciones del 2018. El domingo hizo lo propio el Consejo Nacional del Sol Azteca en donde también se acordó expulsar del partido a quienes respalden a López Obrador o a morena. Con esta decisión la posición política de Ricardo Anaya se fortalece pues, junto con Alejandra Barrales, es el principal impulsor de una alianza del PAN con el PRD

Desde hace meses que Ricardo Anaya había anunciado junto la presidenta del PRD, Alejandra Barrales, la intención de ir juntos a las elecciones del 2018. El día de hoy la Comisión Permanente decidió registrar ante el Instituto Nacional Electoral un frente con el Partido de la Revolución Democrática y Movimiento Ciudadano.

En elecciones pasadas tanto el PRD como Movimiento Ciudadano habían presentado como candidato presidencial a López obrador. En esta ocasión decidieron ir a las elecciones junto con quien en los pasados procesos electorales fue su principal adversario político.

Los panistas informaron que el acuerdo busca la construcción de un gran proyecto para que México gane y pueda superar el agotamiento institucional que padeceW.

La reunión del El PAN se realizó a puerta cerrada, y al término de la misma publicaron un comunicado donde dicen que aspiran  “a definir un programa y proyecto de país para cambiar de régimen, así como a una alianza electoral que permita crear un gobierno de coalición con mayoría estable que permita hacer realidad la transformación profunda que el país necesita”.

Aún cuando no es el momento de registrar coaliciones de partidos políticos, tanto el PAN como el PRD han manifestado su intención de presentar una carta de intención ante el INE, lo cual le daría cierta formalidad a la unión de estas dos fuerzas. Eso podría suceder en las próximas horas.

Este acuerdo fortalece las aspiraciones de Ricardo Anaya para convertirse en el candidato presidencial. La unión con el PRD lo fortalece tanto adentro como hacia afuera del PAN, sobre todo en estos momentos en que está recibiendo candela de parte de integrantes de su propio partido y del PRI.

La fotografía de portada de Facebook fue retomada del twitter de la senadora Laura Rojas

 

Frente opositor: si quieren verse propositivos, cambien de nombre

Ciudad de México, a 2 de julio.- El dirigente Nacional del PAN dio una visión diferente al discurso de crear un Frente: no se trata de ser opositor, sino de hacer propuestas. Entonces, parece que se trata de abandonar la actitud de reunir una pandilla de perdedores para quitarle el poder al grandote.

Durante un discurso,  sostuvo que más allá de ser los opositores al PRI o a MORENA, se trata de construir un nuevo proyecto de nación reuniendo a las fuerzas políticas que por sí solas no ganarían las elecciones del 2018.

“La razón de ser de un Frente Amplio Opositor, que incluya a partidos, movimientos sociales, organizaciones civiles y académicos, va más allá de sólo querer sacar del gobierno a un partido político o a un grupo que ha lastimado terriblemente a México. Se trata de trabajar coordinadamente y a partir de un proyecto programático que genere condiciones objetivas para la prosperidad, el desarrollo y el bienestar de todos los mexicanos”, dijo.

Pero vale la pena preguntarle al líder azul: ¿cuál es el método para crear un Frente que no nada más se oponga, sino también proponga?. Para el presidente nacional del PAN la idea se basa en dos ejes: por un lado en lugar de crear un gobierno partidista que después se vuelve presidencialista, alentar un gobierno de coalición. Y en segundo lugar, antes de crear el gobierno de coalición, diseñar el programa de gobierno.

En la práctica y sin ideología, un gobierno de coalición es una administración de cuotas para los actores que participen en una campaña: te pago con puestos por tus votos.  Por eso en teoría se presenta la necesidad de comenzar pláticas para construir una plataforma programática e ideológica.

Dada la naturaleza contradictoria de los partidos y fuerzas que pretenden crear un Frente, parece que lo único que les resta es caminar hacia el centro. Por lo tanto, todos deberán ceder algo, pero todos deberán tener en sus propuestas una ganancia a su plataforma.

El riesgo de una plataforma de estas es equivocarse y como narra aquel viejo chiste de cuando muchas personas con diferentes ideas se juntaron a crear el caballo perfecto: al final salió camello.

Pero en fin, Ricardo Anaya por primera vez puso sobre la mesa un objetivo basado en propuestas, no nada más en reacciones, en respuestas y en ser identificados por oponerse a algo o a alguien. El viejo truco de ser un partido opositor ya cansa y ya chole con él. Es hasta fastidioso escucharlo.

Pero a la hora de proponer veremos si los frentistas son capaces de diseñar un proyecto de nación, de juntar lo extremadamente diverso sin acabar en algo ridículo. Porque hasta ahora, lo único que ha generado la idea del Frente es la imagen de una pandilla de débiles que se reúnen para -con cadenas y tubos, y a la mala- partirle la cara al grandote.

Terminamos con otras palabras de Anaya “Algunos tratan de desprestigiar esta intención diciendo que sólo se trata de sacar al PRI y de evitar que el populismo trasnochado y destructor llegue al gobierno. No. De lo que se trata es de sumar fuerzas, de llegar al poder con acuerdos que se traduzcan en un gobierno de coalición”. Yo aquí añadiría algo: Señores del Frente Opositor, sino quieren que los dejemos de ver nada más como opositores, al menos cambien el nombre y búsquense otro que coincida con sus deseos. En su nombre llevan la condena. Nadie le pone a su hijo Carlos y después le reclama a la gente porque le dicen Carlos.

Por Edmundo Cancino.