Presentan la historia más grande del universo

Por Verenise Sánchez

Ciudad de México. 16 de marzo de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- El científico mexicano Gerardo Herrera Corral presentó ayer por la noche su más reciente libro Universo: la historia más grande jamás contada, publicado por la editorial Taurus.

banner herrera corral historia mas grande universo

En las instalaciones del Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), el investigador indicó que la idea del texto es proporcionar a la gente de una manera sencilla la historia del universo.

El colaborador del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés) indicó que en el texto se encuentran resumidos 13 mil 800 millones de años de historia, desde que surgió el universo hasta los tiempos actuales.

Acompañado por el director de Infotec, Sergio Carrera Riva Palacio, el científico mexicano indicó que “la época actual está marcada por imponentes descubrimientos y ambiciosos proyectos científicos. Nuestra generación acaricia el comienzo de los tiempos y contempla, como ninguna antes lo hizo, el origen de todas las cosas”.

gerardo herrera presentacion libro
Gerardo Herrera durante la presentación de su más reciente libro.

Ante un amplio número de investigadores, estudiantes e incluso niños y uno que otro curioso, manifestó que en el libro la historia del universo está dividida en ocho etapas en las cuales ocurrieron cosas especiales que marcaron el rumbo del universo.

Se trata del Big Bang, la Inflación, Líquido perfecto, Síntesis nuclear, la Luz, las Estrellas, la Vida y la Conciencia, abundó el científico del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

A lo largo de 200 cuartillas el especialista en física de partículas ofrece un atractivo y comprensible recorrido por la historia del universo y lo liga con los diversos experimentos que actualmente se realizan en el LHC.

Con una gran narrativa explica la relevancia que tuvo para la ciencia el hallazgo del bosón de Higgs para poder comprender mejor algunos de los misterios guardados del universo.

Indica que entre el Big Bang y la Inflación surgió el Higgs, de tal manera que con “el descubrimiento del bosón de Higgs, en julio de 2012, se corroboraron nuestras ideas acerca del origen de la masa y nos ofrece ahora la posibilidad de entender la inflación que debió haber ocurrido en los primeros instantes después del Big Bang. Más aún, el Higgs podría ser la explicación misma del universo estable que nos hace posible”.

En la charla de casi dos horas que ofreció Herrera Corral, detalló algunas de las investigaciones que se realizan en el experimento A Large Ion Collider Experiment (ALICE), del LHC y mostró los tres detectores que ha desarrollado el equipo de científicos mexicanos.

El miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) manifestó que la idea de escribir este texto surgió porque se ha percatado que cada vez más gente se muestra interesada por la ciencia y la tecnología.

publicaciones gerardo herrera corral
Algunas de las publicaciones de Gerardo Herrera.

Añadió que en países europeos cuando se da un descubrimiento científico o se realiza un desarrollo tecnológico de gran relevancia, al otro día ya hay decenas de libros al respecto. En cambio en México no sucede así, tardan en llegar esos textos, los cuales vienen en otro idioma, lo que limita aún más el acceso a la lectura.

Por tal razón, desde hace algunos años, el físico especialista en partículas elementales se ha dado a la tarea de escribir de manera sencilla y comprensible para todo tipo de público lo que se realiza en el LHC.

Algunos de los libros de la autoría del científico nacido en Delicias, Chihuahua, son El Higgs, el universo líquido y el Gran Colisionador de Hadrones y El Gran Colisionador de Hadrones, historias del laboratorio más grande del mundo.

Colisionador de Hadrones buscará origen del Universo. Méxicanos en el experimento.

Gerardo Herrera Corral, investigador del Departamento de Física del Cinvestav, propuso, diseño y construyó un nuevo detector en el experimento ALICE.
Gerardo Herrera Corral, investigador del Departamento de Física del Cinvestav, propuso, diseño y construyó un nuevo detector en el experimento ALICE.
  • La participación mexicana en la nueva corrida del Gran Colisionador de Hadrones se mantendrá como una de las más numerosas, al contar con más de 60 miembros en dos experimentos

Agencia Informativa CONACYT. A unos días del reinicio de operaciones del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés), luego de dos años de estar apagado por mantenimiento, este incrementará su potencia casi al doble al pasar de 8 a 13 tera-electrón-volts, energía suficiente con la que esperan abrir nuevos horizontes en la física y estudiar más a fondo las partículas que ayuden a entender el origen del universo, señalaron científicos del Cinvestav.
En conferencia de prensa, comentaron que a partir de ese incremento de energía, el LHC podrá obtener hasta 40 millones de imágenes por segundo, con lo que será posible buscar partículas predichas en teorías físicas, y con ello explicar fenómenos relacionados con la materia oscura, antimateria y otras incógnitas.

CONACYT CernLos investigadores Gerardo Herrera Corral, Ildefonso León Monzón, Iván Heredia de la Cruz y Eduard de la Cruz Burelo explicaron que durante esta nueva etapa del LHC que durará tres años se harán chocar protones cada 25 nanosegundos, con lo que esperan obtener el bosón de Higgs de forma más pura.
Esta nueva escala de colisión ayudará a estudiar teorías físicas como la difractiva y la asimétrica. Para ello los científicos mexicanos han desarrollado nuevos detectores, tal es el caso de Gerardo Herrera Corral e Ildefonso León Monzón, pertenecientes al Cinvestav y a la Universidad Autónoma de Sinaloa, respectivamente.

Herrera Corral y León Monzón diseñaron un detector (AD) que ya fue instalado en ALICE (Gran Experimento de Colisionador de Iones) del LHC, con el objetivo de buscar nueva información en torno a la física difractiva, relacionada con la interacción entre protones que produce radiación sin perder sus características.

Por su parte, Iván Heredia de la Cruz y Eduard de la Cruz Burelo, ambos adscritos al Departamento de Física del Cinvestav y colaboradores del experimento CMS (Solenoide de Muones Compacto) otro de los grandes detectores del LHC, coincidieron en que esta nueva etapa permitirá a los investigadores acceder a una física nunca antes explorada.

La nueva corrida del Gran Colisionador está precedida de grandes logros no solo en materia científica, como es el caso de la reproducción del bosón de Higgs, sino también de aportes tecnológicos que ya benefician a la población general o están a punto de hacerlo.

Tal es el caso de los sistemas de almacenamiento virtual conocidos comúnmente como “la nube” o un software para teleconferencias con un uso limitado de banda ancha, los cuales nacieron gracias a necesidades de los científicos del Gran Colisionador de Hadrones.

“Otro producto tecnológico surgido a partir de experimentos desarrollados en el LHC es la radiografía a color, que puede ser de gran utilidad en el sector médico, y que actualmente está en fase de pruebas para que en breve pueda beneficiar en el diagnóstico de enfermedades”, señaló Gerardo Herrera Corral.

En el caso de los desarrollos nacionales, para el detector instalado en el experimento ALICE, los científicos mexicanos crearon una nueva técnica de polimerización para obtener el plástico centellador utilizado en el detector AD, mismo que fue patentada ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.
Tanto los experimentos ALICE como CMS colaboran más de 60 mexicanos, entre investigadores y alumnos de maestría o doctorado. Incluso, uno de los estudiantes del Cinvestav que participa en el LHC, Alberto Hernández Alamada, fue uno de los siete becados por el premio Fundamental Physics Prize, lo que demuestra el nivel de los científicos nacionales.